Publicado: 10.04.2015 13:14 |Actualizado: 10.04.2015 13:16

El espeleólogo superviviente anuncia medidas judiciales contra Marruecos

Juan Bolívar afirma que el rescate "no fue normal" y no quiere que lo ocurrido "quede impune". La gendarmería marroquí no llegó al barranco hasta cinco días después de que se despeñaran. 

Publicidad
Media: 3.40
Votos: 5
Comentarios:
El espeleólogo Juan Bolívar Bueno, durante la rueda de prensa ofrecida en Granada, en la que ha detallado los seis días que transcurrieron desde que se despeñaron por un barranco hasta que fueron rescatados./ EFE-MIGUEL ANGEL MOLINA

El espeleólogo Juan Bolívar Bueno, durante la rueda de prensa ofrecida en Granada, en la que ha detallado los seis días que transcurrieron desde que se despeñaron por un barranco hasta que fueron rescatados./ EFE-MIGUEL ANGEL MOLINA

GRANADA.- El policía y espeleólogo Juan Bolívar Bueno, superviviente del accidente de Marruecos en el que murieron dos compañeros, ha dicho hoy que el rescate de la gendarmería marroquí "no fue normal" y su expedición ha anunciado que habrá actuaciones judiciales contra el gobierno marroquí para que lo ocurrido "no quede impune".

Acompañado por su padre y por miembros de Club de Espeleología Lliberis, Juan Bolívar ha detallado en rueda de prensa en Granada los seis días que transcurrieron desde que se despeñaron por un barranco dos de los tres miembros de su expedición hasta que fueron rescatados.

De este grupo formaban parte Gustavo Virués, José Antonio Martínez y él, y fueron estos dos los que se despeñaron por causas a las que no encuentra explicación. El primero en despeñarse fue Virués, que murió en el impacto, mientras José Antonio Martínez, quedó colgado en las cuerdas a metros del suelo y con heridas.



"Cinco días después acudieron dos gendarmes con cuerdas a rescatarnos. Me dijeron que no tenían maquinaria y que todo sería a pulso. La camilla en la que pretendía rescatar a Martínez cayó al río con riesgo de que se ahogara. Al día siguiente, tras una noche en el agua falleció", ha explicado Bolívar, rompiendo a llorar y muy emocionado y que ha contestado afirmativamente a la pregunta de si cree que la muerte de José Antonio fue "un asesinato".

Bolívar, que dice sentir "rabia e impotencia" porque a su compañero "lo dejaron en el río", ha calificado como "un consejo de sabios" el interrogatorio al que fue sometido en Marruecos

El accidente se produjo en el barranco de Wandrass, en el Alto Atlas marroquí y los restos de José Antonio Martínez han llegado esta noche a Granada y los de Gustavo Virués a Chiclana, en la provincia de Cádiz.

Por su parte, José Morillas, uno de los integrantes de la expedición a Marruecos, ha asegurado hoy que habrá actuaciones judiciales para que lo ocurrido "no quede impune". En la comparecencia de Bolívar, Morillas ha señalado que ya han contactado con el juez Baltasar Garzón en busca de asesoramiento.

"Cinco días después acudieron dos gendarmes con cuerdas a rescatarnos. La camilla en la que pretendía rescatar a Martínez cayó al río "

La decisión de emprender acciones judiciales está tomada por parte de la expedición y probablemente la llevaría a cabo el club Ilíberis, que desconoce si las familias de los fallecidos se sumarán a ella.

Ha reiterado su consideración de que la muerte de José Antonio Martínez, uno de los dos fallecidos, ha sido "un asesinato con negligencia del Gobierno marroquí por prepotencia".
Ha responsabilizado también al Gobierno español por "creerse" a Marruecos y "no poder los medios necesarios".

El Gobierno de Marruecos ha asegurado hoy que "no escatimó ningún esfuerzo para rescatar a los tres montañeros españoles", según palabras del portavoz gubernamental, Mustafa Jalfi, que ha salido así al paso de las críticas emitidas desde España por el retraso en dar luz verde para la entrada de equipos de rescate españoles.

Para el portavoz, el "lamentable accidente" ha dado una prueba más del "avanzado nivel de cooperación entre los dos países" y de los "eficientes mecanismos" de esta cooperación.