Público
Público

La trata y la esclavitud sexual, fuente de ingresos para grupos terroristas

Alrededor de 7.000 mujeres y niñas han sido esclavizadas sexualmente por organizaciones como Boko Haram o el Estado Islámico, según Naciones Unidas.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Personas indígenas víctimas de trata en Guatemala. AFP

Un informe elaborado por un comité de expertos británico ha revelado que grupos terroristas, como Boko Haram en Nigeria y el Estado Islámico en Siria, utilizan el tráfico de personas, los secuestros, el abuso sexual con violación a mujeres y el matrimonio forzoso. El objetivo es retener a sus miembros, atraer a nuevos adeptos y financiar la organización.

El informe Traficando el Terror, de Henry Jackson Society, indica que "hacer gala de la esclavitud sexual es un incentivo para posibles nuevos miembros y para los milicianos que están en el extranjero, a los que se les hace la promesa de que tendrán esposas y esclavas sexuales como factor motivacional".

Alrededor de 7.000 mujeres y niñas han sido obligadas a ejercer la esclavitud sexual por terroristas

Boko Haram ha secuestrado a muchas mujeres y niñas desde que inició sus actividades en 2009. El caso más famoso se remonta a abril de 2014, cuando raptaron a 200 chicas de su colegio en Chibok. El EI sigue la misma hoja de ruta, que ha secuestrado, torturado y abusado sexualmente de cientos de mujeres.

Los especialistas de Naciones Unidas estiman que más de 5.000 yazidíes han sido perseguidos y ejecutados y que alrededor de 7.000 mujeres y niñas han sido obligadas a ejercer la esclavitud sexual por parte de organizaciones terroristas.

El informe advierte de que existen vínculos entre traficantes, criminales y terroristas, que usan el blanqueo de dinero, el contrabando de inmigrantes, el tráfico de drogas y de armas y la trata de personas para obtener recursos económicos.

"Las fuentes de ingresos tradicionales de Boko Haram o del Estado Islámico, como el cobro de impuestos y la venta de petróleo, están cayendo. Están siendo reemplazadas por la toma de rehenes y la exigencia de rescates", ha indicado una de las autoras del informe, Nikita Malik.