Publicado: 04.09.2016 10:37 |Actualizado: 04.09.2016 10:37

Trece estudiantes repetirán el lunes desde el extranjero un examen robado en la Universitat de Barcelona

La prueba fue anulada para 354 alumnos de Economía, entre los que se llegó a pagar 300 euros por el cuestionario sobre 'Fundamentos de la Fiscalidad'. Los Mossos sospechan de cuatro personas, que habrían accedido al correo electrónico de un profesor

Publicidad
Media: 3.50
Votos: 2
Comentarios:

BARCELONA.- Trece estudiantes que se beneficiaron del robo del cuestionario de un examen de Fundamento de la Fiscalidad de la Universitat de Barcelona (UB) se verán obligados este lunes  a repetir ese examen desde el extranjero, donde se encuentran realizando un Erasmus o bien trabajando, uno de ellos en México, ha informado esta universidad.

La Facultad de Economía y Empresa de la UB repetirá este lunes el examen de Fundamento de la Fiscalidad, ante las sospechas de que cuatro estudiantes robaron el cuestionario y lo vendieron a varios compañeros por entre 20 y 300 euros.

Un total de 354 alumnos se sometieron el pasado 5 de julio al examen, del tercer curso del grado de Administración y Empresa, que se invalidó por los indicios de robo del cuestionario de la asignatura de Fundamentos de la Fiscalidad.

Denuncia anónima

.En total, once estudiantes que están de Erasmus en diversas universidades europeas repetirán el examen en las mismas y otras dos personas que trabajan en el extranjero lo harán en el Instituto Cervantes de Manchester (Gran Bretaña) y en la embajada de España en México.

Fuentes de la UB han asegurado que "se ha encontrado solución para todos" los estudiantes que no podrán asistir en persona a la repetición de la prueba en la Facultad de Economía y Empresa, situada en la avenida Diagonal de Barcelona.

La UB puso el robo del examen en conocimiento de los Mossos d'Esquadra en julio pasado y los agentes han realizado una investigación que apuntaría a que fueron cuatro los estudiantes que accedieron al correo de uno de los profesores, obtuvieron el borrador del cuestionario y las respuestas del examen.

El robo se conoció a través de una denuncia anónima que llegó a una profesora del equipo de examinadores en un correo electrónico en el que se le advertía de que el cuestionario había sido robado y vendido a varios estudiantes.

Los profesores dieron veracidad a esta denuncia anónima cuando comprobaron que un número elevado de alumnos había cometido un error idéntico, inducidos porque el borrador del examen que habían comprado incluía las respuestas que había redactado el docente, con la misma equivocación.