Público
Público

CIE dentro y fuera de Europa La UE acuerda la creación de grandes CIE dentro y fuera de sus fronteras

Una cumbre europea de 14 horas, marcada por el bloqueo italiano, concluye con un acuerdo para establecer centros de detención de migrantes en países de la UE que se ofrezcan voluntarios y empezar a desarrollar las "plataformas regionales de desembarco" en países externos a la Unión. Se restringe aún más la acción de las ONG en el Mediterráneo y da vía libre a Libia para el retorno de los migrantes interceptados

Publicidad
Media: 5
Votos: 1

Angela Merkel, junto a Pedro Sánchez y Donald Tusk. - AFP

Las discusiones fueron más que acaloradas la pasa noche en la cumbre de líderes europeos para llegar a una acuerdo en materia migratoria. 14 horas de debate marcadas por el veto italiano a cualquier documento de conclusiones hasta que no se alcanzase un acuerdo en las políticas sobre migraciones y asilo en la Unión Europea. Pero a Italia no le valía cualquier acuerdo, tenía que satisfacer sus demandas, y parece que lo ha conseguido casi por completo. Lo único que Italia no ha logrado es un acuerdo para reformar el reglamento de Dublín, el sistema de asilo de la UE, que que establece que los migrantes sólo pueden pedir asilo en el primer país de UE al que lleguen, e Italia ha sido durante los últimos años el principal puerto de destino, junto a España y Grecia.

Los líderes europeos han acordado la creación de centros controlados para migrantes en los países europeos que se ofrezcan voluntarios. Una medida que se asemeja mucho a los Centros de Internamiento de Extranjeros (CIE) que ya funcionan en España y otros países, pero en esta ocasión estarán dirigidos desde Bruselas. Allí serán trasladados los migrantes y refugiados que rescatados en aguas europeas para someterlos a un "procesamiento rápido y seguro" que determine cuáles de ellos podrían necesitar protección internacional en Europa y cuáles sería simples migrantes por causas económicas. Los segundos "serán devueltos", según el documento de conclusiones que han emitido los Veintiocho. Sin embarco, no se especifica a dónde serán retornados, si a su país de origen o al país desde el que zarparon hacia Europa.

Mucho se ha debatido sobre si estos centros de retención y clasificación de personas debían estar en suelo europeo o en terceros países. Finalmente se crearán en un lado y otro de la blindada frontera europea. Los líderes han dado luz verde para que se comience a trabajar en centros de clasificación también fuera de la UE, aunque no han detallado demasiado esta medida. "El Consejo Europeo insta al Consejo y a la Comisión a explorar rápidamente el concepto de plataformas regionales de desembarco, en estrecha cooperación con los terceros países pertinentes, así como con el ACNUR (agencia de la ONU para los refugiados) y la OIM (agencia de la ONU para las migraciones)", reza el documento de conclusiones. En estos centros, igual que en los que se construyan en suelo europeo, se estudiarán las situaciones individuales de cada migrante, respetando el Derecho Internacional pero "sin crear un factor de atracción".

Esta medida, lanzada la pasada semana por el presidente del Consejo Europeo, Dondald Tusk, es la solución que Europa ha esbozado para "romper definitivamente el negocio de las mafias" y para "eliminar el incentivo" por el que, supuestamente, las personas se embarcan "en viajes peligrosos" en el Mediterráneo. Allí parece que serán conducidas las personas rescatadas en aguas exteriores a la UE que, previsiblemente, serán la gran mayoría, dado el mayor protagonismo que cobrará Libia.

Más dinero para Libia y otros países de tránsito

La UE ha pactado un "control más efectivo" de sus fronteras exteriores que siga los pasos que ya dio el año pasado y que han logrado reducir en más de un 95% las llegadas de migrantes a Europa. Si en 2015 arribaron más de un millón de migrantes y refugiados, en lo que va de año apenas llegan a los 43.000. Una reducción drástica conseguida gracias a acuerdos como el alcanzado en 2015 con Turquía para que bloqueara las llegadas de refugiados de Oriente Próximo, o con Libia, a cuyo gobierno en Trípoli se ha financiado, equipado y formado para interceptar las pateras antes de que lleguen a aguas internacionales.

"Los buques del Mediterráneo no deben obstruir las operaciones de los guardacostas libios"

En ese sentido, los líderes europeos han acordado aumentar su apoyo a la región del Sahel, a la Guardia Costera de Libia, las comunidades costeras, la cooperación con otros países de origen y tránsito, "así como el reasentamiento voluntario". También aprueban dar una vuelta de tuerca a las restricciones a las ONG de rescate que operan en el Mediterráneo: "Todos los buques que operan en el Mediterráneo deben respetar las leyes aplicables y no obstruir las operaciones de los guardacostas libios" dice el documento de conclusiones. Al mismo tiempo plantean "esfuerzos adicionales" para "aplicar plenamente la Declaración UE-Turquía" de cara a detener los ahora creciente cruces desde las costas turcas hacia Grecia.

Por otra parte, el Consejo Europeo ha acordado desbloquear el segundo tramo del acuerdo con Turquía y, al mismo tiempo, "transferir 500 millones de euros de la reserva del Fondo Europeo de Desarrollo (11º FED) al Fondo Fiduciario de la UE para África", al mismo tiempo que insta a los Estados miembro a seguir aportando dinero para este fondo.

Ante el exitoso bloqueo de la ruta migratoria desde Libia a Italia, España se ha convertido en la ruta con mayor aumento de llegadas de pateras. Ya el pasado año se triplicó el número de migrantes llegados a las costas españolas por mar, y este año avanza hacia un nuevo récord de llegadas. De ahí que el nuevo gobierno de Pedro Sánchez haya pedido más fondos y recursos para hacer frente a la situación. Una llamada que no ha sido desatendida, ya que los Veintiocho han pactado  apoyar "financieramente o no, todos los esfuerzos de los Estados miembros, especialmente España, y los países de origen y tránsito, en particular Marruecos, para prevenir la migración ilegal".

Devolución de migrantes más efectiva

La cumbre también ha servido para que los países europeos empiecen a explorar un mecanismo de devolución de los migrantes más rápido y efectivo, y esto pasará por una mayor implicación de la agencia Frontex en el control de fronteras, a la que se detrorán de mas recursos y fondos; mientras que la Comisión Europea se encargará de presentar propuestas legislativas para una "política de retorno europea más eficaz y coherente", explorando acuerdos con los países de origen.