Público
Público

El futuro de las pensiones Los veinte lunes al sol de los pensionistas vascos: "Seguiremos luchando, gobierne quien gobierne"

Una multitudinaria concentración realizada en Bilbao sirve para celebrar la caída de Rajoy, aunque anuncian que se mantendrán en la calle. El próximo lunes irán hasta la sede de la Delegación de Gobierno.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Las organizaciones de pensionistas han vuelto a concentrarse un lunes más en Bilbao, para reclamar una pensión mínima de 1080€, entre otras reivindicaciones. (MIGUEL TOÑA | EFE)

La llama se encendió aquí. Lo sabía Mariano Rajoy, lo admite Pedro Sánchez y lo confirma la Policía Municipal de Bilbao, que lleva 20 lunes movilizando sus patrullas: si es lunes y son las 12.00 horas, el entorno del Arenal bilbaíno se paraliza. Empiezan entonces a sonar los silbatos, se agitan los carteles, los medios de comunicación buscan señoras o señores con carteles dispuestos a dar testimonio de su lucha... Es la rebelión de los pensionistas vascos.

Son ya 20 lunes. "Una vez más estamos aquí, luchando por las pensiones", dicen desde el sistema de altavoces instalado en las escalinatas del ayuntamiento de Bilbao. "No se oye", gritan desde abajo. Problemas técnicos con los cables, que se resuelven rápidamente. Entonces llega el primer mensaje claro hacia Madrid: "Gobierne quien gobierne, los pensionistas seguimos en la calle hasta conseguir nuestro objetivo: una pensión digna para todas y para todos".

Quiso el destino que el lunes número veinte de los pensionistas vascos fuese el primero tras la moción de censura que acabó con Rajoy. "Hemos contribuido a la caída del gobierno del PP", dijo uno de los jubilados que intervino durante la concentración. "No hay ninguna duda que es para alegrarse", proclamó otro. Abajo aplaudieron con ganas, y también con rabia. "Pentsionistak, aurrera" (pensionistas, adelante), gritaron con fuerza.

Mientras el micrófono iba de mano en mano, varias cadenas de televisión buscaban personas mayores que quisieran hablar en directo. No faltaron voluntarios. También los había hace 20 lunes, cuando empezaron a concentrarse para protestar contra la carta de la entonces ministra Fátima Bañez, en la que anunciaba una mísera subida de un 0,25%. Sin embargo, entonces casi nadie se fijaba en esa incipiente marea, hoy convertida en tsunami. "Que te tomen el pelo en el último tramo de tu vida de una forma tan descarada, ha impactado mucho entre la gente", apuntaba a Público Xabier Isasa, otro de los veteranos que participa en la pelea de los pensionistas. "Esta batalla, la vamos a ganar", era la consigna que se escuchaba de fondo.

"Ni un paso atrás"

Hubo otro momento que despertó la algarabía entre las personas concentradas: según anunció uno de los manifestantes, el próximo lunes irán en manifestación hasta la sede de la delegación de Gobierno, situada en la Plaza Moyua. ¿El objetivo? "Que sepan que los pensionistas no nos rendimos", advirtió. "Ni un paso atrás", respondieron entonces desde el Arenal.

Karmele Ibarra, una de las manifestantes que lleva aquí desde el primer lunes, lo resume con otra frase": "Ya no nos engañan más. Los gobiernos quieren privatizar las pensiones porque es un gran negocio para los bancos", decía esta mujer a Público. La concentración estaba ya a punto de llegar a su momento final. Entonces, a modo de despedida, uno de los oradores tuvo unas palabras para los que no estaban allí. Gracias a los que están en las residencias, a los que no pueden salir de casa", proclamó. Más aplausos.