Público
Público

Más de una década en los tribunales por las sucesivas denuncias de su maltratador

"Me podrían caer años de cárcel. ¿Por qué las mujeres víctimas de violencia tenemos que soportar la benevolencia que tienen estos maltratadores ante la justicia?", es lo que se pregunta María Salmerón.

Publicidad
Media: 2.93
Votos: 14
Comentarios:

María Salmerón, víctima de violencia machista.

Podría ser el juicio número 15 o el 20. Ya he perdido la cuenta. María Salmerón lleva más de una década en los tribunales por las sucesivas denuncias que su expareja y padre de su hija Miriam le ha ido poniendo, desde que la pareja se separó por las continuos malos tratos recibidos hacia esta mujer sevillana de 51 años. En el último juicio, Salmerón podría ser condenada por un delito de denuncia falsa. "Me podrían caer años de cárcel. Por qué las mujeres víctimas de violencia tenemos que soportar la benevolencia que tienen estos maltratadores ante la justicia. El había quebrantado la orden de alejamiento y yo tenía que denunciar", aclara Salmerón a Público.

"Mi niña tenía doce años y esa semana no tenía que acudir al punto de encuentro. Pero él, su padre, vino de todas formas. Y yo sabía que se le había avisado de que Miriam no acudiría esa semana. Estaba de excursión. Pero él estaba allí parado. Daba miedo. Yo mientras tomaba café con unas amigas frente al punto de encuentro donde la recogía los días de visita. No me dirigió la palabra pero pasó cerca justo enfrente de la ventana del bar". María Salmerón, víctima de violencia de género por su expareja durante más de una década, recuerda a Público una tarde de mayo del año 2012. Un día de tantos, en los que tuvo que avisar a la Policía para poner una denuncia porque su expareja, condenado por maltrato, había infringido la orden de alejamiento que tenía impuesta desde hacía unos meses. "Aquella semana no tocaba visita. Yo solo fui allí a ver a una madre de la que me hice muy amiga y me asusté al verlo. No podía estar cerca por la orden que le puso el juez en un juicio dos años antes".

La denuncia, puesta hace cinco años por María Salmerón, no prosperaría, a pesar de que como prueba documental presentó un “atestado firme de la Policía con la hora y fecha indicada de que ella estaba en aquel lugar y con testigos de que vieron a su expareja". La denuncia fue archivada sin imputar nada al denunciado poco tiempo después.

El maltratador consiguió que la denuncia prosperara

Sin embargo, el denunciado, que responde a las siglas A.R.D, al conocer que el archivo de la denuncia era firme, decidió continuar la dinámica habitual. Acusaría a María Salmerón por “denuncia falsa contra él” ante la justicia y aunque esta no fue admitida en primera instancia, recurriría a la audiencia en apelación. La Audiencia le terminaría dando la razón, admitiendo la denuncia contra María Salmerón.

En la sede del juzgado de lo Penal número 11 de Sevilla compareció ayer María y su abogado por la presunta denuncia falsa. "No llevo bien la cuenta pero puede ser mi juicio número 20", declara a Público aturdida. "El quebranta la orden de alejamiento y no actúan pero él denuncia y se lo permiten todo".

El abogado de Salmerón ha afirmado en una nota, tras el juicio, que la situación de María y su hija Miriam no es aislada entre las víctimas de violencia de género. "Es la repetición que sufren miles de mujeres en nuestro país, que después de ser víctimas de toda clase de malos tratos y vejaciones por parte de su pareja masculina, son convertidas doblemente en víctimas por las instituciones, especialmente los juzgados".

La dura historia de María Salmerón

A sus 51 años y con una vida marcada como víctima de violencia de género y el hostigamiento de su expareja ante la justicia, Salmerón ya reúne varias victorias, como la del pasado mes de agosto cuando la sección tercera de la Audiencia Provincial de Sevilla le conmutó la última pena de cárcel que tenía pendiente con la justicia por una multa de 3.240 euros.

A pesar de los juicios de faltas y múltiples denuncias que ha ido ganando, hay sanciones que siguen en pie. A María Salmerón le queda pendiente una multa de casi 60.000 euros impuesta por la justicia a su maltratador por haber incumplido el régimen de visitas estipulado por la ley con la hija que tienen en común, Miriam. Ahora con 17 años.

Una pena de cárcel que podría llegar a los dos años

Desde el año 2006 no ha parado de sumar condenas. Una tras otra. María Salmerón, fue condenada en varias ocasiones por un delito de desobediencia al incumplir el régimen de visitas establecido para que su exmarido, condenado ya antes a 21 meses por maltratarla durante el matrimonio, pudiera ver a la hija que tienen en común. La Justicia no logró entender que no era suficiente la condena en firme por violencia de género para anular la custodia compartida de Miriam. Sin embargo, María es madre antes que víctima y siempre ha tenido claro que “la felicidad y bienestar de su hija están por encima de la orden de un juez, aunque eso me acarree penas de cárcel”.

Terminando la conversación sobre el juicio, a María Salmerón se le escapa incluso una carcajada de resignación cuando recuerda a su exmarido testificando en la sala. “Ha tenido la sangre fría de decir que él no me vio en ningún momento pero el si sabía que estaba cerca y no dudó en ir aquel día para recordarme como puede quebrantar las leyes siempre que le de la gana”.

Tras las finalización del juicio, visto para sentencia, si el juez le imputara un delito grave de denuncia falsa a Salmerón podría llegar a caerle, tal y como tipifica el artículo 456 del Código Penal una “pena de prisión de 6 meses a 2 años y multa de 12 a 24 meses”.