Público
Público

Violencia de género Cinco asesinatos machistas en la última semana convierten febrero en el mes más negro en una década 

Es el trágico broche a los primeros 56 días que han transcurrido de 2017, en los que 15 mujeres fueron asesinadas, según fuentes del Gobierno, número que las organizaciones especializadas elevan a 19.

Publicidad
Media: 5
Votos: 4
Comentarios:

Cuatro mujeres continúan en huelga de hambre por la violencia machista. CHRISTIAN GONZÁLEZ

Margaret, María José, Gloria, Laidy o Dolores son los nombres propios de las cinco mujeres asesinadas por sus parejas o exparejas durante la última semana de febrero (6 según organizaciones que recaban estos datos, que incluyen un caso bajo investigación). Con este trágico cierre, febrero se convierte en el más mes negro de la violencia machista de la última década.

Es el trágico broche a los primeros 56 días que han transcurrido de 2017, en los que 15 mujeres fueron asesinadas según fuentes del Gobierno, número que las organizaciones que recopilan estos datos elevan a 19. La disparidad en el número se debe a que las fuentes oficiales no contemplan otras víctimas de esos actos, como un bebé de un año que fue arrojado por la ventana de un hospital o una chica de 18 años, asesinada junto a su madre, entre otros.

Lucha de las mujeres y ruido político

La última semana ha sido escenario de múltiples manifestaciones ciudadanas y políticas contra la violencia machista. Una multitudinaria concentración en la madrileña Puerta del Sol  reclamaba el pasado fin de semana acciones urgentes contra esta lacra y mostraba su apoyo a las ocho mujeres (ahora cuatro) de la asociación Ve-la Luz que desde el pasado 9 de febrero están en huelga de hambre. Reclaman que la violencia machista se convierta en una cuestión de Estado y han pedido a Mariano Rajoy que cree un gabinete de crisis contra esta lacra. Tras 17 días sin ingerir alimentos sólidos, las fuerzas comienzan a flaquear y la salud a deteriorarse, pero las cuatro que han decidido seguir adelante con la huelga aún se mantienen firmes en su decisión de no abandonar esta protesta hasta que no vean respuestas claras por parte del Gobierno.

La movilización social y el asesinato de cuatro mujeres en unas pocas horas espolearon al Gobierno a mover ficha más allá de la retórica y de la condena de estos crímenes. El pasado jueves la ministra de Sanidad, Asuntos Sociales e Igualdad, Dolors Montserrat, convocó a los ministros de Interior, de Justicia y a representantes del ministerio de Educación para buscar soluciones de forma conjunta. Entre los acuerdos alcanzados está la creación un órgano interministerial y una mesa de seguimiento permanente para prevenir y luchar contra la violencia de género, que se encargará, además, de revisar los protocolos existentes y las asignaciones presupuestarias de las administraciones involucradas. 

Más lento de lo deseado

El pasado jueves, también, se reunió la subcomisión del Congreso que elaborará un informe con vistas a alcanzar un pacto de Estado en materia de violencia de género. Esta comisión, formada por representantes de los distintos partidos políticos, oirán a unos 60 expertos en el plazo de cuatro meses, antes de elevar propuestas al Gobierno. Para muchas asociaciones de mujeres, estas medidas están llegando tarde y dejando a demasiadas mujeres por el camino. Ana María Pérez del Campo, experta en la Ley de violencia de género y presidenta de la Federación de Mujeres Separadas y Divorciadas, manifestaba a Público su consternación porque después de 14 años de aprobada la Ley, aún no se ha llegado a un gran pacto de Estado.

Cabe recordar que la violencia de género acabó con la vida de 885 mujeres en los últimos 15 años, desde que se contabiliza el dato. Es una cifra tremenda, superior a las víctimas del terrorismo de ETA en toda su historia. Por datos como estos, algunas mujeres comentaban durante la marcha del fin de semana pasado que si estas muertes las estuviera produciendo un grupo terrorista, el país ya se habría paralizado y viviríamos en un estado de excepción con medidas urgentes.