Público
Público

Violencia de género El asesino de Leire Rodríguez pudo planear su muerte hasta en tres ocasiones antes de matarla

La ficalía y la acusción popular intentarán demostrar que su exmarido había conspirado para acabar con su vida en varias ocasiones antes de finalmente asesinarla golpeándola contra la bañera y posteriormente llevarla a una carretera donde la atropelló para simular una muerte accidental.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Una mujer porta una pancarta en contra de la violencia machista. EFE/Archivo

Sucedió el 8 de agosto de 2015. Esa noche, según el relato de la acusación, el procesado, que no había llegado a aceptar la ruptura de su matrimonio, se dirigió al domicilio de su exmujer con la excusa de hablar de los dos hijos de ambos, aunque su intención era acabar con su vida.

Una vez en la vivienda de la víctima, le tapó la boca para evitar que gritara y, sin que ésta pudiera defenderse, la golpeó reiteradamente con la cabeza en el escalón de la bañera, como mínimo seis veces. Tras limpiar el baño, trasladó a la mujer, que todavía no estaba muerta, sino inconsciente, al coche que tenía aparcado junto al portal y la metió al maletero.

Posteriormente, la llevó al barrio de Buya, la colocó en la carretera y la arrolló, pasando por encima de ella a baja velocidad varias veces para acabar definitivamente con su vida. De esta forma, el acusado pretendía simular el atropello de la víctima por una persona que, después, se habría dado a la fuga.

El día 18 de agosto, tras no acudir el exmarido al requerimiento de los agentes que pretendían inspeccionar su vehículo, éste se lanzó a las vías de tren y fue arrollado una unidad de mercancías. Fue trasladado en estado crítico a un centro hospitalario. El hombre tenía varios cortes en las muñecas y en el lugar se encontró un cuchillo con restos de sangre.

La fiscalía y la acusación popular en el juicio contra el marido de Leire en Bilbao, alegarán que éste planeó asesinarla en anteriores ocasiones

Ahora, la fiscalía y la acusación popular en el juicio contra el marido de Leire en Bilbao, alegarán que éste planeó asesinarla en anteriores ocasiones y pidió ayuda para ello, sin conseguirlo.

El pasado viernes se procedió a la elección del jurado popular en la Audiencia Provincial de Bizkaia y este lunes declarará el acusado ante el tribunal, a partir de las 10.00 horas. 

Los escritos de calificación provisional de las acusaciones a los que ha tenido acceso Europa Press, destacan que el encausado, de 37 años, que se estaba divorciando de Leire Rodríguez y no lo aceptaba, la golpeó en la cabeza contra la bañera y, posteriormente, la remató arrollándola con el coche varias veces para simular su atropello.

Asimismo, señalan que éste, meses antes, llegó a solicitar ayuda para ejecutar el crimen, en concreto hasta en tres ocasiones desde julio de 2015, "sin que ninguna de esas proposiciones fuera aceptada". La última propuesta la realizó, según apuntan Fiscalía y Clara Campoamor, momentos antes de dirigirse el 7 de agosto, a las 21.30 horas, al domicilio de su mujer para asesinarla.

El cadáver de la mujer, de 34 años y madre de dos hijos pequeños, se localizó a primera hora de la mañana del 8 de agosto en una carretera del barrio de La Peña y, en un principio, se consideró que la víctima había sido atropellada de forma accidental y el conductor del vehículo se había dado a la fuga.

El 18 de agosto se citó al exmarido para hacer una inspección de su vehículo, pero no compareció. Posteriormente, apareció herido grave tras tirarse a las vías del tren y ser arrollado por una unidad de mercancías. Éste presentaba diversos cortes en las muñecas y en el lugar se localizó un cuchillo con restos de sangre con el que se habría infligido las heridas.

El acusado se enfrenta a la petición de la Fiscalía de 23 años de cárcel por supuesto asesinato con alevosía. Por su parte, la acusación popular, ejercida por Clara Campoamor, reclama 25 años de prisión para el encausado por el mismo delito, pero con los agravantes de parentesco y de género. También solicita que se le imponga la pena de 10 años de libertad vigilada.