Público
Público

VIOLENCIA DE GÉNERO España vuelve a estar entre los países con las sentencias judiciales más machistas

La ONG Women's Link Worldwide nomina de nuevo a nuestro país a los Premios Garrote por la sentencia de la Audiencia de Murcia que absolvió a un jefe de unos grandes almacenes que llamaba "chochitos" a sus empleadas.

Publicidad
Media: 4.20
Votos: 5
Comentarios:
JUEZ

 

Aunque la legislación española en materia de violencia de género es muy avanzada, a veces el cuerpo de jueces y juezas que tiene que interpretarla no lo es tanto. Así lo demuestran algunas decisiones judiciales en materia de igualdad tomadas en nuestro país, que han escandalizado a los expertos internacionales.

Una de ellas es la de la Audiencia Provincial de Murcia, que en septiembre absolvió a un jefe de departamento de El Corte Inglés que fue denunciado por dos empleadas a las que llamaba “chochitos”, “pilón”, y a las que dejaba notas como esta: “Este año si es posible estás más guapa y más buena”. El juzgado de lo Penal dio por probado que existió “falta de respeto y consideración”, pero absolvió al hombre de los delitos de abuso y acoso sexual por falta de consistencia de las pruebas.

Por sentencias como esta, España ha sido nominada al Premio Garrote, otorgado por la organización internacional Women’s Link Worldwide, a la peor decisión judicial del mundo en relación a la igualdad de género. Nuestro país compite en esta categoría con otra sentencia de la India. Del otro lado, entre las mejores decisiones judiciales que han ayudado a promover la equidad de género, la ONG ha elegido dos sentencias, una de Chad y otra de Colombia.

Además, cualquier persona puede presentar su propuesta hasta el 21 de abril en la página web de la organización.

El jurado internacional que elegirá a los ganadores en los próximos meses está compuesto en esta novena edición por el fotoperiodista español y ganador de un premio Pulitzer Javier Bauluz, la jueza de la Corte Interamericana de Derechos Humanos Elizabeth Odio Benito, de Costa Rica; y la afgana Sonita Aliazadeh, rapera y activista por los derechos de las mujeres y las niñas.

“Es un ejercicio de control social muy necesario ya que [los jueces y juezas] no dejan de ser personas que, influidas por creencias o estereotipos discriminatorios, pueden llegar a tomar decisiones contrarias a la igualdad de género. Es una manera de mostrarles que la sociedad está pendiente de sus actuaciones”, afirma Tania Sordo Ruz, coordinadora de los Premios.

No es la primera vez que España está en el punto de mira de la organización por decisiones judiciales parecidas. El año pasado, dos sentencias fueron nominadas: una por absolver a cinco agentes de la Policía Nacional denunciados por abusos sexuales en el Centro de Internamiento de Extranjeros de Málaga; y otra por una sentencia del Tribunal Supremo que absolvió a un hombre acusado de abusar de su hija y de su pareja durante tres años.

Otra sentencia, dictada por una jueza de Vitoria que preguntó a una víctima de violencia machista si cerró bien las piernas para evitar los abusos sexuales de su expareja, fue premiada con el Garrote de Bronce de 2016.