Público
Público

Violencia de género Unidos Podemos llevará al Congreso una ley integral de violencias sexuales

Se trata, según la formación morada, de una ley integral que ya está avanzada y se presentará en breve. Entre sus objetivos es que dentro de las violencias machistas dejen de existir "víctimas de primera y víctimas de segunda".

Publicidad
Media: 3
Votos: 2

Concentración contra la sentencia de La Manada. EFE/Marcial Guillén

Antes de que termine el mes de junio Unidos Podemos presentará en el Congreso una Ley integral de protección de la libertad sexual y contra las violencias sexuales. Se trata, tal como explica Sofía Castañón, diputada de la coalición morada, "que dentro de las violencias machistas no existan víctimas de primera y víctimas de segunda". La diputada hace referencia a que cuando las agresiones se producen en el ámbito de la pareja o expareja, la actual ley de violencia de género reconoce toda una serie de medidas de protección, acompañamiento y reparación que no están al alcance de las mujeres que han sufrido agresiones por parte de desconocidos, como en el caso de La Manada, los acosos callejeros o la violencia sexual, entre otras.

"No puede ser que una persona que sufre violencia en el ámbito de la pareja o expareja tenga todas las prestaciones que necesita, pero que alguien que ha sufrido una violación por parte de cinco personas en un portal, que son desconocidos, no tenga ninguna prestación, ningún tipo de acompañamiento, no tenga derecho a ningún tipo de reparación. Lo que estamos diciendo es que todas esas medidas tienen que estar también disponibles para quienes sufren violencia sexual", afirma Castañón.

La iniciativa que está finalizando Unidos Podemos, está íntimamente relacionada con el desarrollo del pacto de Estado contra la violencia de género, aprobado el 28 de septiembre del año pasado en el Congreso. En esa votación la coalición morada decidió abstenerse por considerar que el texto se quedaba corto para ser considerado una cuestión de Estado y que no iba a la raíz del problema porque no atacaba el foco de estas violencias.

En él se acordaba ampliar el concepto de violencia de género a todo un amplio abanico de supuestos recogidos en el Tratado de Estambul, firmado por España y ratificado en 2014, pero que aún no ha traspasado a su ordenamiento legal. 

Durante las deliberaciones de la subcomisión del Congreso que tenía el cometido de elaborar una propuesta de acciones para el pacto de Estado, se debatieron ampliamente dos opciones distintas. Por un lado, ampliar la ley de violencia de género de 2004, modificando su introducción y cambiando parte de su articulado para acoger otras violencias que el texto actual no recoge, o la posibilidad de crear un marco normativo para distintas violencias.

Unidos Podemos es partidaria de esta segunda opción y su propuesta de ley sobre violencias sexuales es un primer paso en esta dirección.

"Sabemos que hacen falta modificaciones de la ley 1/2004 de violencia de género que está por cumplir15 años y que necesita cambios. Pero esto no quiere decir que esta norma tenga que abordar más allá del ámbito al que está circunscrita. Lo que necesitamos es material legislativo para asegurar que se estén garantizando los derechos, la protección, la eficiencia y la sensibilización en todos los tipos de violencias machistas que existen. Pero no vemos que necesariamente haya que ampliar el ámbito en el que se desarrolla, que es la violencia en el ámbito de las parejas o exparejas", afirma Castañón. "Hemos comprobado, también, que su incumplimiento tiene que ver, entre otras cosas, con que es derecho blando. Todo lo que tiene que ver con educación no ha tenido ningún tipo de contraprestación, es decir, que en nuestro ámbito educativo no se están impartiendo contenidos que sirvan para educar sin violencias machistas, y no ocurre absolutamente nada. Es que la ley no está funcionando como debería", añade.

Por eso, defiende, la propuesta de ley que presentarán en breve se trata de una ley integral, que mirará a todos los aspectos de su desarrollo, tal como hizo la ley de 2004, con un foco importante en educación y formación.

"Tenemos muy claro que se tiene que actuar desde el ámbito educativo sobre las violencias sexuales y por eso planteamos una ley integral. El espacio educativo depende de toda la comunidad educativa, de la educación reglada, pero también comprende nuestro ámbito cultural, los medios de comunicación y todos aquellos medios con los que nos seguimos formando día a día y que nos conforman a lo largo de nuestra vida. Es fundamental formarnos bien en el respeto de los derechos humanos y comprender que son vulneraciones de estos derechos los que hacen que la mitad de la población sufra unas dinámicas en las que se generan  opresiones y exclusiones", afirma Castañón.

Otras normas necesarias

Entre las más de 200  medidas contenidas en el pacto de Estado, figuran varias modificaciones legislativas y la necesidad de legislar algunas violencias que precisan de leyes específicas.

Es el caso de la trata de persona con fines de explotación sexual, que en su gran mayoría afecta a mujeres y niñas. Gran parte de los expertos que asesoraron para la elaboración del documento de un pacto de Estado fueron partidarios de que esto se abordara en una ley específica debido a sus particularidades.

"Además están pendientes algunas reformas de modificación legislativas que forman parte del pacto, como por ejemplo la modificación de la ley de Racionalización y Sostenibilidad de la Administración Local, conocida como la 'ley Montoro'", que tiene que devolver las competencias en materia de violencia de género en las administraciones locales "y que tiene que ir acompañada de una partida presupuestaria suficiente", añade Castañón. 

La diputada de Unidos Podemos espera, también, que se clarifique el destino de los 80 millones de euros que los Presupuestos Generales del Estado destinan a combatir la violencia de género desde las administración central (ministerios), parte de los cuales no aparecen en partidas específicas de los ministerios. 

"Esperamos que el nuevo Gobierno haga una trazabilidad de dónde está ese dinero porque sino no podremos hacer un seguimiento de aquello que nunca supimos dónde estuvo destinado", añade Castañón.

"Confiamos en que el PSOE no se dedique únicamente a enunciar un discurso que quiere ser feminista, sino que lo haga de praxis, estando en el Gobierno y recordando también el peso que tiene dentro de la cámara del legislativo. Que todos esos gestos que han ilusionado mucho tienen que materializase ahora que está en el Gobierno", afirma.