Público
Público

Violencia machista Condenado a 21 años de cárcel por violar y dar dos palizas a su pareja

El agresor, que se halla en prisión provisional desde su detención, llegó incluso a golpearla con una cadena de perro y le echó gasolina por encima mientras le amenazaba con prenderle fuego.

Publicidad
Media: 5
Votos: 2

Tribunal Superior de Justicia de la Comunitat Valenciana/ TSJCV

Un maltratador reincidente ha sido condenado a penas que suman 21 años de prisión por vulnerar una orden de alejamiento, y violar y propinar dos brutales palizas a su compañera sentimental en Altea (Alicante).

Los hechos sucedieron el día de Navidad de 2016 cuando el acusado, de 32 años, golpeó reiteradamente en diversas partes del cuerpo a su pareja, que sufrió por ello múltiples hematomas y una fractura de clavícula.

Ambos continuaban conviviendo en un domicilio ubicado en la partida Barranquet de Altea, pese a que un juzgado de Villajoyosa había prohibido al hombre cualquier contacto con la víctima por un caso de violencia machista anterior.

El agresor, que acumula además cuatro sentencias firmes por diferentes delitos, algunos de ellos relacionados con malos tratos a mujeres, volvió a dar otra paliza a su compañera cinco días después, el 30 de diciembre.

En esa ocasión, le propinó cabezazos y puñetazos por todo el cuerpo, llegó incluso a golpearla de forma salvaje con una cadena de perro y le echó gasolina por encima mientras le amenazaba con prenderle fuego.

La mujer sufrió de nuevo numerosos hematomas y fracturas óseas que requirieron una intervención quirúrgica en la zona de la mandíbula y que le han dejado importantes secuelas.

Según el tribunal, la víctima estaba en un "estado total de pánico" tras esa agresión, del que el condenado se aprovechó para violarla.

El agresor, que se halla en prisión provisional por esta causa desde su detención, en diciembre de 2016, ha sido declarado culpable de un delito de quebrantamiento de medida cautelar, dos delitos de lesiones y un delito de agresión sexual.

La sentencia, que puede ser recurrida ante el Tribunal Superior de Justicia de la Comunitat Valenciana (TSJCV), fija para él penas que suman en total 21 años de prisión.

La Audiencia también le ha condenado a 39 años de alejamiento y otros 10 de libertad vigilada, así como a indemnizar a la víctima con 84.000 euros por las lesiones y los daños morales que le ha ocasionado.