Público
Público

Violencia machista Detenido un hombre por vulnerar la orden de alejamiento de su expareja al acceder a su piso y ocultarse en un armario

Los efectivos policiales inspeccionaron la vivienda y localizaron, dentro del armario ropero del dormitorio, al presunto agresor, que trataba de esconderse tapándose con una manta.

Publicidad
Media: 3
Votos: 1
Comentarios:

telefono maltrato 016

Agentes de la Policía Local de Vigo han detenido a un hombre de 49 años de edad tras vulnerar una orden de alejamiento de su expareja (dictada por un delito de violencia de género), introducirse en su vivienda, amenazarla y zarandearla, y ocultarse en un armario del domicilio.

Según han informado fuentes policiales, los hechos tuvieron lugar en la madrugada de este viernes, cuando el 092 fue alertado de que un hombre había quebrantado una orden de alejamiento (que le prohíbe acercarse a menos de 300 metros), presentándose en la vivienda de su expareja y que podría llevar un arma blanca.

Cuando los agentes llegaron, la víctima explicó que se había visto sorprendida por la presencia de su expareja en la casa, y que desconocía que éste tuviera llaves de la vivienda. Según su relato, el hombre se comportó de modo violento, y llegó a amenazarla y zarandearla, antes de abandonar el domicilio.

Los policías pudieron comprobar que el picaporte de la puerta de acceso al piso estaba arrancado, y que había, en el suelo de la cocina, un plato roto y restos de comida. La mujer rechazó ser trasladada a un centro médico.

Los agentes realizaron una inspección por las proximidades del edificio, pero no localizaron al presunto agresor. No obstante, y aunque se marcharon del piso, el 092 permaneció alerta por si el hombre se volvía a presentar, como así ocurrió.

Poco después, un agente responsable de controlar la orden de alejamiento, avisó a una patrulla porque el varón había vuelto a acceder al domicilio. En esa ocasión, la mujer explicó que se había refugiado en casa de una vecina y que, al volver, se encontró conque el piso estaba aún más revuelto que en el episodio anterior.

Los efectivos policiales inspeccionaron la vivienda y localizaron, dentro del armario ropero del dormitorio, al presunto agresor, que trataba de esconderse tapándose con una manta. El hombre llevaba en su bolsillo las llaves con las que había entrado al domicilio, y los agentes comprobaron que había accedido al edificio a través del garaje, donde fue encontrado su coche.