Público
Público

Violencia Machista Más de la mitad de mujeres viven "violencia sexual normalizada" cuando salen de fiesta

Comentarios incómodos, insistencia ante una negativa, acorralamientos, tocamientos y violaciones con o sin fuerza son situaciones cotidianas para la mayoría de mujeres en España, siendo muchos de los agresores "personas conocidas", según el 'Informe Noctámbul@s'.

Publicidad
Media: 2.20
Votos: 5

El interior de una discoteca. / EFE

El 57% de las mujeres en España afirma haber experimentado "situaciones de violencias sexuales normalizadas" en espacios de ocio a lo largo de su vida, algo que solo manifiesta el 4% de los hombres, según el 'Informe Noctámbul@s 2016/2017'.

El documento analiza la incidencia de las agresiones sexuales en discotecas, conciertos, fiestas populares y otros ámbitos lúdicos y estudia la relación entre estos sucesos y el consumo de sustancias como el alcohol o las drogas. La mayor incidencia de agresiones sexuales en el ámbito nocturno y, especialmente, en entornos relacionados con el ocio se debe, según los responsables del estudio, a que en estas situaciones rigen otro tipo de normas sociales y "hay una alta permisividad". "La noche se relaciona habitualmente con la sexualidad. Una noche acaba bien cuando hay sexo, lo cual estaría bien si no estuviéramos inmersos en un contexto patriarcal", ha explicado la investigadora Ana Burgos, una de las responsables del informe.

Una de las conclusiones que se desprende de la encuesta que acompaña el informe (realizada a 1.400 personas, la mayoría mujeres y el 50% en Catalunya), según las personas responsables de la investigación, es que los hombres "tienen más dificultades que las chicas para percibir e identificar las violencias sexuales que ocurren en su entorno", debido a la normalización de ciertas conductas. "Pocos chicos se identifican como agresores", indican.

Así, en el caso de situaciones como comentarios incómodos de chicos a chicas, el 38% de ellas afirma presenciarlas "siempre" que sale de fiesta, frente al 13% de los hombres; el 34% de las mujeres afirma presenciarlos "muy a menudo", frente al 24% de ellos; y el 19% de las chicas los escucha "algunas veces", frente al 28% de ellos. Para el 7% de las mujeres son "pocas veces" las que presencian estas situaciones, mientras que los hombres que creen que esta situación se produce con poca frecuencia son el 27%.

Del mismo modo, el 57% de ellas afirma que "siempre o muy a menudo" presencian situaciones en las que un varón "insiste" ante la negativa de una mujer, mientras que en el caso de ellos este porcentaje es del 20%. Según el 33% de los hombres, esta es una situación que se produce "pocas veces", algo que solo considera el 13% de ellas.

El informe destaca también que otros comportamientos agresivos como los "acorralamientos" ocurren "siempre o muchas veces" para el 9% de las mujeres; los tocamientos, para el 38%; magreos y forcejeos, para el 10%; violaciones con fuerza, para el 1,3%; y violaciones sin fuerza, para el 10%.

Además de todo ello, un 57% de las mujeres afirma haber sufrido en primera persona alguna de estas agresiones, siendo las más frecuentes los comentarios incómodos, insistencias, tocamientos y acorralamientos.

"Existe la creencia de que los agresores son personas malvadas que se esconden en un callejón, personas enfermas, pero generalmente no es así. Son personas que son conocidas, incluso en el ámbito de la pareja, en el grupo de amigos, personas que conoces de fiesta...", ha advertido Burgos.

Agresiones sexuales, drogas y alcohol

El informe muestra además una relación entre el consumo de alcohol y otras drogas con el hecho de que se produzcan este tipo de agresiones, algo que se atribuye a que estas "pueden disparar dinámicas de violencia". Así, la investigadora lamenta la distinta "consideración social" sobre el consumo de sustancias en función del sexo: "Para los hombres es un atenuante social y legal, sin embargo para las mujeres es un agravante del hecho, porque como has consumido te has expuesto más".

Así, el informe muestra que el consumo de alcohol es prácticamente idéntico entre los dos sexos, mientras que el consumo de drogas ilegales es algo mayor entre los hombres que entre las mujeres. Tras el alcohol y el tabaco, las sustancias más consumidas en espacios de ocio, según los resultados de la encuesta, son el cannabis (en torno al 40%), el éxtasis (en torno al 20%), la cocaína (en torno al 15%), los alucinógenos (16% ellos y 10% ellas) y el 'speed' o anfetaminas (en torno al 14%).

Según otro de los investigadores, Otger Amatller, los datos que arroja la encuestas apuntan a que "cuanto mayor es el consumo de alcohol más agresiones hay" y a que "la mayoría de situaciones de agresión se da en condiciones de consumo de alcohol ingerido voluntariamente por los dos", algo que según las personas responsables del informe debería servir para paliar el "sobredimensionamiento" de los casos de "sumisión química" premeditada en la que el agresor intenta emborrachar o drogar a la víctima. Según destacan, en muchos casos se trata de agresores "oportunistas" que aprovechan que la mujer ha ingerido alcohol u otras sustancias y no tiene plenas facultades para defenderse.
"Pareciera que las mujeres son víctimas cuando han sido intoxicadas contra su voluntad, lo cual jerarquiza erróneamente el grado de sufrimiento de las violencias y vuelve a responsabilizar a las mujeres de las violencias que sufren", critican los autores del informe en sus conclusiones.

Del 'No es no' al 'Sí es sí'

Según las personas responsables del documento, una de las estrategias necesarias para avanzar en la lucha contra las agresiones sexuales pasa por cambiar el foco del consentimiento del paradigma 'No es no' a otro que denominan "consentimiento entusiasta" o 'Sí es sí', en el sentido de que el consentimiento para mantener relaciones sexuales de cualquier tipo no puede depender de la capacidad de la mujer para reaccionar, en el caso de que no se encuentre en posesión plena de sus facultades.

Ana Burgos lo resume así: "Si no hay sobriedad no hay consentimiento. Parece una obviedad, pero no está nada claro. El consentimiento ha de ser entusiasta, verbal, continuado y reversible, activo y honesto".

Junto con este cambio de paradigma, reclaman "un proceso consolidado en el que intervengan todos los actores y no tanto actuar de manera puntual" en eventos como las fiestas de San Fermín u otras fiestas patronales. En este sentido, Amatller hace hincapié en la importancia de colaborar con los empresarios del ocio para que "no refuercen la imagen de la mujer como objeto sexual" y advierte de que dichos empresarios no deben ser "el enemigo a batir", sino "un poderoso aliado".

"Nadie quiere que su establecimiento sea protagonista de determinadas acciones y agresiones. Estamos viendo cómo las discotecas van reduciendo sus publicidades sexistas y, cuando se producen, enseguida son hechas públicas y visibilizadas", ha asegurado, aunque señala que las responsabilidad no es solo del sector del ocio nocturno sino de toda la sociedad.

Urbanismo más seguro

En este sentido, una de las conclusiones del informe apunta a que la configuración urbanística de las ciudades y de los lugares donde están los locales y espacios de ocio a menudo "genera miedo e inseguridad en las mujeres" y propone distintas medidas para diseñar espacios más seguros y con mayor visibilidad e iluminación para paliar esta situación, así como iniciativas como las paradas de autobús a demanda durante el horario nocturno o la erradicación de los pasos subterráneos urbanos.

"Es fundamental que desde diferentes ámbitos se pongan en marcha una serie de medidas que incorporen la perspectiva feminista interseccional para incrementar la percepción de seguridad de las mujeres en los entornos de ocio nocturno y en su relación con los recorridos cotidianos que conectan con los entornos de ocio".