Público
Público

Violencia machista Prisión sin fianza para el acusado de la muerte de Paz Fernández Borrego en Navia

En principio la magistrada le atribuye una calificación de homicidio o en su caso de asesinato con agravante de género, que irá desarrollándose durante la instrucción.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Prisión sin fianza para Javier Ledo acusado de la muerte de la gijonesa Paz Fernández Borrego en Navia (Asturias). / Europa Press

El Juzgado de Luarca ha decretado el ingreso en prisión, comunicada y sin fianza, de Javier Ledo acusado de acabar con la vida de Paz Fernández Borrego el 13 de febrero en la localidad asturiana de Navia. Esta misma mañana Ledo ha confeso que mató a la gijonesa

En principio la magistrada le atribuye una calificación de homicidio o en su caso de asesinato con agravante de género, que irá desarrollándose durante la instrucción. El hombre será trasladado de inmediato al centro penitenciario de Asturias.

La decisión se ajusta a la petición que había hecho también la Fiscalía de Asturias tras asistir a la declaración en la que, según fuentes judiciales, fue interrogado sobre las circunstancias que rodearon a la muertes de esta mujer.

El cadáver de la mujer, madre de dos hijos, fue hallado el 6 de marzo en el embalse de Arbón. La autopsia confirmó que la víctima murió "de forma violenta" tras recibir varios golpes en la cabeza con un objeto romo y con signos de estrangulamiento.

El pasado sábado, fueron remitidas al laboratorio de criminalística de la Guardia Civil para su análisis las muestras halladas en dos viviendas residenciales habituales de Javier Ledo.

Los registros se realizaron el viernes en Navia al objeto de recabar pruebas de la implicación del hombre en el caso, para su inclusión en unas diligencias que han sido declaradas secretas por el juzgado de Luarca.

Ledo era el principal sospechoso del crimen para la Guardia Civil, a pesar de que este vecino de la zona y conocido de la víctima y de su familia, había asegurado en entrevistas a los diarios regionales que no tenía ninguna relación con su muerte. 

El hombre conservaba conversaciones de WhatsApp en las que, según afirmaba, la mujer se mostraba angustiada y preocupada, y aseguraba que el día de la desaparición, el 13 de febrero, la había invitado a cenar a su casa, pero que no acudió.