Público
Público

Violencia machista Siete años de cárcel para un violador reincidente que abusó sexualmente de una compañera de trabajo

El miedo de la víctima la hizo no denunciar los hechos con anterioridad ya que tendría que seguir trabajando con el agresor y temía perder su puesto laboral. 

Publicidad
Media: 2.50
Votos: 2

Fachada de la Audiencia Provincial de Madrid - EFE

Un violador reincidente ha sido condenado a siete años de cárcel por abusar sexualmente de una compañera de trabajo mientras dormía, según publica La Ser. La Audiencia Provincial de Madrid le ha impuesto sietes años por delito de abuso sexual y cinco años más de libertad vigilada y prohibición de acercamiento a la víctima. 

Según las declaraciones, fue en 2015 cuando un grupo de amigos estaba tomando copas por la capital madrileña. Entonces, el agresor invitó a la mujer a pasar la noche en su domicilio y, una vez dormida, abusó sexualmente de ella.  La víctima se despertó y vio cómo su agresor estaba grabando los hechos con un teléfono móvil. 

Magistrados de la Audiencia han dado más valor a la declaración de la víctima y de varios testigos, dando la espalda a la versión del agresor que trata de exculparse negando los hechos. La defensa del acusado ha reclamado la sentencia ante el Tribunal Supremo y se mantiene a la espera de la resolución del alto tribunal. 

Algunos de los compañeros de trabajo de la víctima han explicado cómo la mujer tardó casi un año en denunciar los hechos por miedo, ya que mientras tendría que seguir trabajando con el agresor y temía perder su puesto laboral. Una de sus amigas y varias personas más de su entorno le recomendaron no denunciar por esa misma razón. “La tardanza en poner la denuncia por tanto no es que haga suponer que se trate de una denuncia falsa, sino que, muy al contrario, obedece a una situación anímica perfectamente comprensible”, afirman los magistrados. 

Según documentación judicial, esta sería la segunda condena dictada por la Audiencia Provincial contra este hombre por hechos similares dado que, en 2011, fue condenado a cuatro años de cárcel por violar a una amiga que también se habría quedado a dormir en su casa después de una noche de fiesta en el verano de 2007. El agresor violó a la mujer mientras dormía, después de intentar practicar tocamientos a otras amigas que se habían quedado a pasar la noche en su domicilio.