Público
Público

Yvonne Blake, presidenta de la Academia del Cine: "Un productor americano me violó"

Durante una entrevista, Blake reflexionó sobre cómo se tiende a culpabilizar a las mujeres del acoso que realizan los hombres y señaló que este no es un problema únicamente del mundo del cine, sino que afecta a otros ámbitos de la vida. 

Publicidad
Media: 5
Votos: 1
Comentarios:

Yvonne Blake, presidenta de la Academia de las Artes y las Ciencias Cinematográficas. EFE/Paco Campos

La presidenta de la Academia del Cine, Yvonne Blake, ha revelado en una entrevista publicada por el Huffington Post que un productor americano la violó cuando ella tenía 24 años. "Fue una experiencia muy indeseada y muy horrible. Además él era una persona famosa y yo tenía miedo. Yo no podía decir nada a nadie. Fue horroroso. En esos años me daba vergüenza hablar sobre esto, sólo a mi más íntima amiga le hablé de ello", cuenta.

Durante la entrevista, Blake fue preguntada por los casos de abusos sexuales en la industria del cine que hemos conocido recientemente, como la del productor Harvey Weinstein y el cineasta James Toback en EEUU y las denuncias de actrices españolas como Aitana Sánchez Gijón, Carla Hidalgo, Ana Gracia y Maru Valdivieso, que han contado cómo les han acosado e incluso amenazado sexualmente o la reciente publicación de la actriz, guionista y directora Leticia Dolera que narra su experiencia en primera persona, a lo que Blake dijo "me alegro de que esté en la prensa y en todos los países. Y (recordemos que) pasa también en todos los negocios, no sólo en el cine".

Blake también reflexionó sobre cómo se tiende a culpabilizar a las mujeres del acoso que realizan los hombres y señaló que este no es un problema únicamente del mundo del cine, sino que afecta a otros ámbitos de la vida. "Siempre ha sido la mujer de la que se ha dicho que era culpable y no es así. Es muy injusto", denuncia.

La violencia machista se ejerce de forma estructual y en ella influyen las relaciones de poder

La violencia machista se ejerce de forma estructural y en ella influyen las relaciones de poder que se han dado (y se dan) al ostentar los hombres una posición privilegiada sobre las mujeres en todos los ámbitos de la vida pública y privada.  "Creo que es algo que ha pasado en todos los países, que los hombres con mucho poder piensan que pueden molestar a una mujer completamente inocente, que no flirtea con ellos y que no da ninguna razón para que él se lance encima. A mí me alegra que se haya hecho público. Me alegro de que esto esté en el aire y también en España si esto pasa aquí", apunta la presidenta.

Es necesario destacar un mensaje que Blake no ha expresado. El hecho de flirtear con un hombre, no le confiere el derecho a presionar a la mujer para hacer nada con él. Existe el discurso machista de "ella lo iba buscando" con comentarios cargados de misoginia como el de "¿por qué iba así vestida? o "iba tan borracha que después pasa lo que pasa" que hay que desmitificar. La vestimenta o el grado de borrachera de una mujer no justifica jamás que un hombre se sienta legitimado a realizar cualquier tipo de acción si ésta no es acordada mutuamente. 

Además, se debe dar por hecho que este tipo de comportamientos y actos machistas suceden en todos los países del mundo (incluido España, claro) pues el mundo se ha constituido bajo el prisma de una sociedad androcéntrica: el hombre como figura universal y la mujer supeditada a él.  Verse, entenderse y validarse a través de la mirada masculina, así es como hemos sido socializadas.

La complicidad de otros hombres ante las denuncias, que nunca hicieron nada para impedir los abusos

El hecho de que hayan sido publicadas tantas denuncias a hombres poderosos, también está poniendo en el centro del debate la complicidad de otros hombres que nunca hicieron nada para impedir los abusos o que, directamente, intentan cubrirse las espaldas para no verse afectados.

El director de cine estadounidense Woody Allen. EFE/Archivo

Es el caso de Woody Allen que afirmó en una entrevista que el caso Weinstein es "triste para todos los implicados" y añadió que "que esto no nos lleve a un ambiente de caza de brujas en el que cada hombre que guiña un ojo a una mujer en una oficia tiene que llamar inmediatamente a un abogado para defenderse". Allen está intentando generar la duda apelando a las ya conocidas como "denuncias falsas" que tan ampliamente defienden los machistas y que únicamente representan el el 0,18% en el caso español, según datos proporcionados por la Fiscalía General del Estado

En lugar de creer sin dudas cuando se denuncia un abuso o violación y dar apoyo inmediatamente, ya que en nuestro país una mujer es violada cada ocho horas, según datos del Ministerio del Interior, se acusa a las feministas de "exageradas", "feminazis" y "aprovechadas". El machismo no se perpetua únicamente en las altas esferas, también se da con vecinos, amigos y familia. Denunciarlo y expresar disconformidad nos acerca a una sociedad más feminista, pero al feminismo solo se puede llegar desaprendiendo todo aquello que tenemos interiorizado y escuchando las historias de las mujeres que lo viven cada día en sus cuerpos y en su vida.