Público
Público

MUJER Zamarramala quema la desigualdad y el maltrato machista en su fiesta de la mujer

Las mujeres gobiernan en el día más reivindicativo del año para esta localidad segoviana. La 'Matahombres' de la jornada sido la periodista Rosa María Calaf.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Las mujeres gobiernan en el día más reivindicativo del año en Zamarramala. La 'Matahombres' de este año ha sido la periodista Rosa María Calaf. /EFE-Pablo Martín

Las mujeres gobiernan en el día más emotivo y reivindicativo del año para los zamarriegos, una fiesta de Interés Turístico Nacional que se trasmite de generación en generación desde hace 790 años y que en esta ocasión ha servido para quemar la desigualdad y el maltrato. Trajes de gala castellanos, manteo rojo y joyas han vestido hoy a las dos alcaldesas, Maite Cocero y Vanesa González, en una festividad que recuerda el papel decisivo de las mujeres que encandilaron a las tropas sarracenas durante la reconquista del Alcázar en 1227.

La 'Matahombres' de este año, la periodista Rosa María Calaf, ha explicado a los medios al comenzar los festejos que en temas de igualdad "se ha avanzado mucho, pero aún queda por hacer". En este sentido, ha indicado que la sociedad debe de estar "muy alerta" para que no retroceder en lo avances conseguidos y sobre todo para evitar confusiones sobre el concepto de feminismo que, a su juicio, "no pretende atacar a los hombres ni sustituirlos, sino luchar para que las mujeres tengan los mismos derechos y su espacio en la sociedad".

"Las mujeres siempre lo tienen más difícil, siendo mujer siempre tienes que demostrar que eres capaz de hacer las cosas, porque la capacidad no se te supone"

Para Calaf este título es "un honor" ya que desde el principio de su carrera profesional ha tratado de tener muy presente la lucha por la igualdad. Además, ha reconocido que a lo largo de su trayectoria como periodista se ha sentido discriminada "en muchas ocasiones", aunque, ha matizado que "no por TVE", cadena para la que ha trabajado durante décadas. "Las mujeres siempre lo tienen más difícil, siendo mujer siempre tienes que demostrar que eres capaz de hacer las cosas, porque la capacidad no se te supone como a los hombres", ha sentenciado.

Hoy ha recibido el alfiler de 'Matahombres', parecido al que usaban las mujeres para sujetarse el refajo e impedir ser molestadas en el baile de las casadas, y aunque ha bromeado diciendo que "para matar no lo emplearía", sí que pincharía a muchos hombres que "tratan de aferrarse y de confundir los objetivos del feminismo". El viento no ha dado tregua, desde primera hora de la mañana azotaba con fuerza al alto barrio de Zamarramala, aunque a sus protagonistas, las mujeres zamarriegas, no les ha importado porque es una fiesta que prepararan durante más de siete meses y un día como hoy la ilusión y el baile son capaces de hacer frente al frío.

En esta fiesta no han parado de sonar los tamboriles y dulzainas. La celebración ha seguido con el juego de banderas y escolta de alabardas a los pies de la espectacular panorámica de la ciudad de Segovia y de su Alcázar, lugar en el que, como marca la tradición, alcaldesas y aguederas han bailado a ritmo de jota.

Ha recordado el "valioso papel de cientos de mujeres a lo largo de los siglos para tratar de equiparar sus derechos y libertades"

Turistas y zamarriegos se han reunido en la plaza para hacer entrega de los tradicionales nombramientos, el de 'Ome Bueno e Leal' ha sido para la Federación Nacional de Fibrosis Quística, mientras que Rosa María Calaf ha recogido el 'Matahombres de Oro 2017'. La vicepresidenta del coro 'Vetusta', Teresa Sánchez, ha oficiado el pregón en el que ha recordado el "valioso papel de cientos de mujeres a lo largo de los siglos para tratar de equiparar sus derechos y libertades".

Los títulos de 'aguederas honorarias e perpetuas' de este año han sido para la esposa del ex director de la Academia de Artillería, Concepción García Sistac, la Directora Provincial de Educación, María Resurreción Pascual, la presidenta de Caritas Diocesana, Charo Díez, la directora de la Fundación Caja Rural, Beatriz Serrano, del Casino de la Unión, María Antonia Pozuelo y las alcaldesas de 2016, Elena Hijosa y Soraya Herrero.

La tradicional quema del pelele ha sido, como cada año, uno de los momentos más emotivos del día y aunque las alcaldesas han insistido que "no se pretende simbolizar la quema de los hombres ni el desprecio hacia ellos", sí que se queman "los malos pensamientos y la desigualdad". La alcaldesa, Vanesa González, ha explicado que queda mucho trabajo por hacer "porque todavía hoy las mujeres cobran un 20 por ciento menos que los hombres" y ha insistido en la necesidad de "seguir reivindicando los derechos".

Por su parte una de las zamarriegas ha explicado que 790 años después esta fiesta "sigue conservando su esencia" y aunque hoy el bastón de mando lo tienen las mujeres, ha recordado que "en casa siempre son ellas las que dirigen".