Público
Público

Ana Julia confesó a la policía haber asfixiado al menor tras golpearle con un hacha

Esta mañana la detenida declaraba acerca de los hechos ante la Ciudad de la Justicia de Almería. Una quincena de personas se concentraban a las puertas de los juzgados al grito de "asesina"

Publicidad
Media: 3
Votos: 4

Personas concentradas esta mañana ante las puertas de los juzgados de Almería - EFE

Ana Julia Quezada, detenida como presunta autora de la muerte del niño Gabriel, confesó ante los agentes de la investigación que "lo golpee con la parte roma de un hacha y luego lo asfixié", según la transcripción de la declaración publicada este miércoles en diversos medios.

Durante la mañana del martes la detenida detalló, tras casi dos horas ante la Comandancia de la Guardia Civil de Almería, que ella y el pequeño Gabriel fueron juntos el pasado 27 de febrero, día de la desaparición del niño, a la finca donde se sucederían los hechos.

Declaraciones de la detenida

Según relata Ana Julia, el niño la acompañó voluntariamente al lugar y, una vez allí, la amenazó con un hacha mientras le decía: "tú no eres mi madre, tú no me mandas y además no te quiero volver a ver nunca". La asesina declaró que, tratando de protegerse, golpeó la cabeza del niño con esa misma herramienta. Acto seguido, ella le habría asfixiado hasta dejarle sin vida "acabé asfixiándole, tapándole la nariz y la boca". El cuerpo sin vida del niño permaneció en un pozo en la finca de Rodalquilar de la pareja sentimental de Quezada, el padre del menor, hasta que la mujer lo extrajo de allí este domingo y lo trasladó a Vícar, donde fue detenida.

Esta mañana una quincena de personas se concentraban ante la entrada de los aparcamientos de la Ciudad de la Justicia de Almería con carteles y al grito de "asesina, criminal" contra Ana Julia Quezada. Sobre las 11:00 horas este grupo de personas se ha presentado ante las dependencias judiciales en las que se encontraba Quezada desde las 07:00 horas a la espera de declarar ante el titular del Juzgado de Instrucción número 5, Rafael Soriano, por estos hechos.

Concentración ante los juzgados al grito de "asesina" - EFE

La asesina confesa llegaba a la Ciudad de la Justicia en un furgón de la Guardia Civil tras haber abandonado minutos antes la Comandancia de Almería, en cuyos calabozos ha permanecido desde que fue detenida el pasado domingo en la localidad almeriense de Vícar tras ser sorprendida con el cadáver de Gabriel en el maletero de su coche.

En los próximos días el juez aclarará si en el comportamiento de Ana Julia hubo o no premeditación. Será el atestado policial y la autopsia definitiva los que ayudarán a determinar los aspectos clave de la muerte de Gabriel.