Incendios, “demoliciones”, intervenciones artísticas y todo tipo de alteraciones del ecosistema son lo que un puñado de viajeros irresponsables pueden provocar a su paso mientras recorren el mundo. Hoy te contamos solo algunos ejemplos sobre maravillas naturales destruidas por turistas idiotas.

Cuando recorremos este amplio y generoso planeta, muchas veces nos quejanos de las restricciones que encontramos para visitar ciertos lugares como parques nacionales y museos. Pero después de leer estas historias, seguramente entenderás el motivo de algunas reglas que te parecen demasiado estrictas.

1La antigua formación Pico de Pato fue destruida por inadaptados (Oregón, EE.UU.)

David Kalas

En el Parque Natural Cabo Kiwanda se podía apreciar, hasta agosto del año pasado, una formación de arenisca conocida como Duckbill (Ornitorrinco o Pico de Pato). Pese a que estaba protegida por una valla, solía ser normal que los visitantes la traspasaran para tomarse fotos. Pero la cosa pasó a mayores cuando un grupo de “listos” decidió “cobrarse venganza” contra la roca, que supuestamente había sido la culpable de que un amigo se fracturara una pierna.

Por eso empujaron hasta que la famosa piedra, que recordaba la cabeza del animal que le daba nombre, cayó y se hizo trizas. Y así fue que lo que la naturaleza se tomó años en cincelar, se desvaneció en pocos segundos a manos de unos verdaderos idiotas.

AnteriorSiguiente

Compartir
Si hace unos años alguien me hubiese dicho que acabaría cuidando niños en guarderías y escribiendo sobre lo humano y lo divino, me habría reído en su cara. Por aquel entonces trabajaba en televisión y fue lo único que supe hacer durante más de una década. Ahora me dedico a contar historias, viajar, leer, ver cine y series y, sobre todo, vivir. Si queréis, encontrarme, nos buscamos por los caminos.

11 Comentarios

  1. Si sumamos cada turista o dominguero “aportando” su granito de arena al planeta, casi se podría decir que contaminan igual que la industria petrolera o la nuclear, o la química….

  2. Lo mismo que paso en Chile paso en La Palma, Islas Canarias, un turista aleman trato de quemar papel higienico e hizo una barbarie en la isla

  3. Todo esto no deja de ser un proceso evolutivo aunque, eso sí, a los grafiteros les cortaría las manos, siempre hablando de forma metafórica, sin ánimo de ofender a ningún colectivo ni minoría étnica, por supuesto.

Deja un comentario