Marrakech es una de las ciudades más importantes de Marruecos. Llena de costumbres y curiosidades, se caracteriza por ser un destino cuanto menos interesante. Si te lanzas a salir del centro caótico, puedes encontrar zonas llenas de contrastes: Grandes cordilleras como El Atlas, lugares verdes como el Valle de Ourika y, por supuesto, la zona más desértica del Sáhara.

Si no tienes muchos días pero quieres llevarte un trocito de cada zona, ¡te recomendamos esta guía para disfrutar a tope 5 días en Marrakech!

1Día 1 – Llegada a Marrakech

Autor IG: @pixelnumero0

El lugar más característico de Marrakech, en nuestra opinión, es La Plaza de Jamaa el Fna. Cuando la pises por primera vez, te recomendamos que simplemente te pares y observes. Podrás disfrutar de cantidad de situaciones que seguro no estás acostumbrado a ver en tu día a día. Encantadores de serpientes, curanderos, monos, tatuadoras de henna… Eso sí, una vez hayas asimilado el cambio, ¡muévete! O en pocos minutos te habrán intentado vender pañuelos, móviles, tabaco, y mil cosas más.

En esta plaza es importante que pruebes los zumos típicos de naranja, están riquísimos y por 4 dirhams (0,40€) puedes conseguir uno. Ya lo habrás oído antes, pero en Marrakech, acostúmbrate a regatear, después regatear y si puedes, regatea un poco más. Coge rápido la dinámica, porque tendrás que hacerlo si quieres comprar, comer, montar en taxi o contratar excursiones.

Muy cerca de la plaza, puedes visitar la mezquita, Quotubia. La entrada está prohibida a todo aquel que no sea musulmán, pero merece la pena acercarte y ver los alrededores. Desde allí, caminando unos 15 minutos puedes visitar las Tumbas Saadíes, El Palacio Badi y el Palacio Bahia. Te recomendamos que intentes ir a estos lugares por la mañana, ya que aproximadamente a las 16:30 de la tarde, cierran.

Al atardecer, puedes subir a alguna de las terrazas que rodean la plaza y disfrutar viendo la puesta de sol tomando un típico té a la menta. Podrás ver la famosa “transformación” de la plaza, ya que cambia totalmente del día a la noche. Puedes dar un paseo de nuevo por ella y disfrutarla también por la noche, verás que es como visitar un lugar diferente. 

2Día 2 – Desierto de Zagora

Autor: @pixelnumero0

En este segundo día, recomendamos la que para nosotros ha sido la mejor de las excursiones. El desierto de Zagora. Son muchas horas de coche, pero merece la pena. Si la realizas entre medias del viaje, podrás aprovechar el último día para continuar con tu visita a Marrakech y descansar antes de la vuelta.

Puedes contratar la excursión desde España o allí mismo. Nosotros quisimos llevarla organizada desde aquí y aunque hubo algún que otro imprevisto (muy normal en Marrakech), fue perfecta. Eso sí, te recomendamos, que vayas abrigado, ya que la noche en el desierto es muy fría.

Salimos en coche privado junto con otra pareja de argentinas. Además, el guía contratado hablaba perfectamente español, por lo que las seis horas de coche resultaron muy amenas y divertidas.

Podrás hacer paradas a lo largo del camino, atravesarás la Cordillera del Atlas y diversos pueblos, de nuevo, llenos de contrastes, los estudios de cine de Ouarzazate, montañas y más montañas. Pasarás del sol a la nieve, y de la nieve al desierto en tan sólo unas horas.

Una vez llegues a Zagora, te montarás a lomos de un dromedario, que en una hora aproximada te llevará al campamento bereber, donde te recibirán con un té a la menta y dulces típicos. Después cenarás deliciosa comida marroquí (cous cous, Tajín, brochetas…). La velada terminará con cánticos bereberes alrededor del fuego y bajo la inmensa luna que ilumina el desierto. Impresionante.

3Día 3 – Kasbah de Aït Benhaddou

Autor: @pixelnumero0

Otro de los grandes encantos del desierto es ver el amanecer. Aproximadamente a las 7 de la mañana el sol comenzará a teñir de naranja la arena. ¡No olvides llevar la cámara de fotos bien cargada! Después del desayuno, emprenderás camino de vuelta a Marrakech. Por el camino, atravesaréis el Valle Del Dráa, y si puedes, visita la Kasbah de Aït Benhaddou, escenario de grabación de importantes películas como Gladiator; Troya, o series como Juego de Tronos.

Por la tarde llegarás de nuevo a Marrakech. Aprovecha para descansar, ¡mañana será un día muy interesante!

4Día 4 – Valle de Ourika

Autor: @pixelnumero0

En este caso, esta excursión la contratamos allí. Tras mucho regatear, conseguimos por 200 dirhams/persona (unos 20€ aprox.) en coche privado y con guía particular. Eso sí, esta vez sólo hablaba árabe.

A tan sólo una hora en coche de Marrakech, puedes encontrar Ourika. Un precioso valle, cruzado por un río que merece la pena conocer. Allí puedes visitar unas bonitas cascadas y huir del céntrico barullo. En la ribera del río encontrarás numerosos restaurantes en los que podrás comer.

Por la tarde ya podrás estar de vuelta en Marrakech y tendrás tiempo más que de sobra para cenar de manera muy económica en uno de los puestos de la Plaza de Jemma El Fna, toda una experiencia.

5Día 5 – En el caos ordenado del Zoco

Autor: @pixelnumero0

Una de las frases más escuchadas antes de viajar a Marrakech es… “Tienes que perderte por el Zoco”. Y es que esto es algo no muy complicado de conseguir. Basta con andar por dos o tres calles y estarás perdido. ¡Pero esto es Marrakech, disfrútalo!

Como comprobarás, siempre tendrás a más de un amable viandante ofreciéndose desinteresadamente a enseñarte el camino, pero… ¡Falso! Lo más probable es que mientras te guían, acabes entrando en la tienda de algún amigo o familiar, donde te verás casi en la obligación de comprar algo. Si te encuentras con más turistas por el Zoco, es mejor que les preguntes a ellos.

De camino por el Zoco, podéis visitar la Madrazza, una antigua escuela árabe que hoy en día se encuentra en perfectas condiciones. Cuando hayáis conseguido salir, os recomendamos coger un taxi y ver dos últimos lugares que merecen la pena.

  • Jardines Mayorelle: Diseñados por Ives Saint Laureaunt. En mi humilde opinión, son bonitos, pero no hacen justicia al precio de la entrada.
  • La Menara: Es un lugar de retiro para los habitantes de Marruecos, verás a familias y parejas paseando. La entrada es gratuita y es un remanso de paz a tan sólo unos minutos en coche del centro.

Marrakech es un destino que merece la pena visitar. Si tienes algunos días más podrás recorrer el desierto de Mezouga, Essauira o muchas más zonas llenas de encanto que nos ofrece Marruecos.

Si tienes la oportunidad de ir, ¡ni te lo pienses, carga tu cámara de fotos, y emprende camino hacia toda una experiencia!


Compartir
Publicista de turismo por la vida, con un objetivo claro, enfocando lo importante y capturando cada momento desde el píxel número cero.

1 Comentario

Deja un comentario