Todo aquel que quiera andar recorriendo el planeta libremente, fiel a su destino y a su parecer, como cantara alguna vez Alberto Cortez, debería prestar atención a las legislaciones locales de cada lugar que visita. Y es que, si eres un viajero empedernido y no quieres terminar en la cárcel -o pagando una onerosa multa, o pasando un mal momento- sería conveniente que conozcas la existencia de algunas leyes disparatadas del mundo que podrían poner algunas piedras en tu camino. Así que mejor averigua bien las cosas de antemano, que lo que puede parecer irrisorio para ti, podría ser un asunto de estado en otros lugares.

1Ciertos medicamentos de venta libre están prohibidos en Japón

Wikimedia ZngZng

Algunos fármacos de uso habitual, y que pueden adquirirse sin receta en buena parte del mundo, resulta que están prohibidos en Japón. Es el caso, por ejemplo, de los medicamentos que tienen en sus fórmulas pseudoefedrina o codeína. Y es que las leyes japonesas son tan rigurosas en cuanto a control de drogas, que casi se pasan de la raya, con perdón. Mejor asesórate directamente en la embajada, sobre todo si eres alérgico, o si debes tomar de forma permanente una determinada medicina.

AnteriorSiguiente

Compartir
Si hace unos años alguien me hubiese dicho que acabaría cuidando niños en guarderías y escribiendo sobre lo humano y lo divino, me habría reído en su cara. Por aquel entonces trabajaba en televisión y fue lo único que supe hacer durante más de una década. Ahora me dedico a contar historias, viajar, leer, ver cine y series y, sobre todo, vivir. Si queréis, encontrarme, nos buscamos por los caminos.

No hay comentarios

Deja un comentario