Río de Janeiro es la segunda ciudad más poblada de Brasil y, desde luego, la más turística de todas ellas; un destino que con el paso del tiempo no deja de ganar adeptos. Y es que no simplemente es valorado por su famoso Carnaval, sino que ofrece múltiples opciones, como increíbles playas, eventos culturales y paisajes naturales espectaculares.

Es una ciudad vivaz de gran belleza natural, con un eclecticismo arquitectónico único y unas gentes que rebosan alegría. Así, es conocido alrededor de todo el mundo por sus increíbles paisajes y sus iconos tanto culturales como deportivos. A continuación, te traemos 7 planes indispensables y gratis que te permitirán conocer Río de Janeiro a fondo.

  1. El glamour del barrio de Ipanema y un paseo por su playa
Playa de Ipanema - Pixabay
Playa de Ipanema – Pixabay

Visitar el elegante barrio de Ipanema es uno de los clásicos imprescindibles en Río de Janeiro, en parte, porque se trata de la cuna de la bossa nova, un subgénero musical de la samba y el jazz. Sus calles presentan una personalidad única en la que se mezcla la sofisticación con el espíritu carioca más original, y allí pueden encontrarse algunas de las tiendas más caras de la ciudad, así como exclusivos restaurantes y bares de copas. Ipanema también puede presumir de playa, por cuyos dos kilómetros de extensión es un verdadero placer dar un paseo.

  1. Opta por un tour gratis que te permita conocer los secretos de la ciudad
Río de Janeiro - Pixabay
Río de Janeiro – Pixabay

Si quieres procurarte una experiencia única y original en Río de Janeiro, puedes recurrir a un tour gratis en Río de Janeiro. Con él te diferenciarás del visitante usual, puesto que podrás disfrutar de un turismo de calidad a través de distintas rutas lideradas por guías realmente apasionados. Lo más increíble de todo ello, además de todos los secretos que conocerás acerca de la ciudad y que la mayor parte de la gente desconoce, es que se trata de una opción 100% ajustable a tu bolsillo. ¿Has decidido ya por qué ruta te decantas?

  1. Laguna Rodrigo de Freitas; el precioso reflejo de Río
Lagoa Rodrigo De Freitas - Pixabay
Lagoa Rodrigo De Freitas – Pixabay

Bien cerca de Ipanema, encontramos Laguna Rodrigo de Freitas, un gran espejo de agua que refleja el paisaje de Río de Janeiro. Además de suponer uno de los rincones con más encanto de la ciudad, es también uno de los paseos preferidos tanto por las gentes locales como por los turistas a lo largo de más de 7 kilómetros que pueden recorrerse tanto andando como en bicicleta. Si, por el contrario, te apetece visitarla de una forma más relajada, siempre puedes optar por tomarte una caipirinha en algunos de los chiringuitos que se encuentran junto al agua.

  1. El artístico Barrio de Santa Teresa y la Escalera de Selarón
Escalera Selaron - Foto de Marshallhenrie
Escalera Selaron – Foto de Marshallhenrie

El Barrio de Santa Teresa es el barrio artístico por excelencia, un entorno ideal para dar rienda suelta a tu espíritu creativo. Originalmente barrio burgués, ofrece hoteles y restaurantes asequibles para todo tipo de presupuesto. Su punto de referencia es el convento de Santa Teresa, al que puede accederse mediante la Escalera de Selarón; una obra del ya fallecido artista Jorge Selarón, que evoluciona constantemente a medida que sus visitantes la dotan de azulejos representativos de sus propios países o con distintos mensajes. En el barrio de Santa Teresa, además, podrás tomar el conocido boodinho, último tren eléctrico que circula en Brasil.

  1. Barrio y playa de Copacabana; lugares emblemáticos de la ciudad
Playa de Copacabana - Pixabay
Playa de Copacabana – Pixabay

La playa de Copacabana, también apodada “Princesinha do Mar”, es el corazón de un barrio vibrante y cosmopolita: se extiende a lo largo de más de 6 kilómetros, convirtiéndose en un emplazamiento idóneo tanto para practicar deporte como para tumbarse en su arena y disfrutar de los rayos del sol. Por lo que respecta al barrio de Copacabana, sus multiculturales calles están repletas de opciones culturales, desde teatros y tiendas de moda hasta cafés y bares donde disfrutar de la gastronomía brasileña. Una comunidad verdaderamente ecléctica pasea constantemente por la famosa Orla de Copacabana; un tramo de suelo en el paseo marítimo con formas onduladas en blanco y negro.

  1. Parque Nacional de la Tijuca, un remanso de tranquilidad en plena ciudad
Parque Nacional de Tijuca - Pixabay
Parque Nacional de Tijuca – Pixabay

El Parque Nacional de la Tijuca es el bosque urbano replantado de mayor extensión, 28 kilómetros, a nivel mundial, convirtiéndose no sólo en uno de los paisajes más impresionantes de Río de Janeiro, sino en un lugar que proporciona la paz propia de una selva tropical escapando de la congestión metropolitana. En tu visita al bosque, en el que podrás practicar senderismo, podrás ser testigo de sus infinitas especies tanto animales como vegetales, así como fuentes, cascadas naturales y formaciones rocosas que te impresionarán. Podrás optar por distintas prácticas como la espeleología, el ciclismo o la subida a algunos de sus miradores.

  1. Visitar el Corcovado y el Cristo Redentor
Corcovado - Pixabay
Corcovado – Pixabay

Cada aproximadamente media hora sale desde Cosme Velho un funicular que te llevará hasta el Corcovado y el Cristo Redentor y, aunque también puedes acceder con tu propio vehículo, en cualquier caso deberás ir con el suficiente tiempo, puesto que tienden a formarse colas interminables. El motivo es el impresionante Cristo Redentor que corona el monte Corcovado, a más de 700 metros por encima del nivel del mal. Esta estatua de 30 metros de altura parece abrazar, con sus manos extendidas, a la ciudad de Río de Janeiro; un lugar emblemático en el que no puedes dejar de hacerte una fotografía.

Esperamos que estos planes te hayan resultado interesantes y que los tengas en cuenta para tu próximo viaje a Brasil. Te animamos a dejarnos un comentario contándonos tus apreciaciones. ¿Has estado ya en Río de Janeiro y querrías comentar con nosotros alguna de tus experiencias? ¿Río de Janeiro forma parte de tus próximos destinos? Esperamos que así sea.


Compartir

Algún día me gustaría viajar a la luna, mientras tanto disfruto conociendo todos los rincones de nuestro planeta.

No hay comentarios

Deja un comentario