¿Tienes ganas de viajar un fin de semana de estos? Te proponemos un recorrido por una ciudad fundada por los vikingos en el siglo IX y que padeció guerras y conflictos hasta convertirse en un lugar moderno, pero atravesado por su historia, su cultura y sus tradiciones gaélicas. Aquí te contamos qué tienes que ver en Dublín en dos días.

La capital de la República de Irlanda, si bien no destaca por sus grandes monumentos y edificaciones antiguas, seguramente te atrapará por lo animando de sus calles céntricas y el verde de sus jardines. Y por su patrimonio literario, desde James Joyce hasta Oscar Wilde, pasando por Samuel Beckett y Bram Stoker, entre tantos otros escritores que supieron inspirarse en ella para sus creaciones.

Dublín: cerveza, pubs y ocio nocturno en Temple Bar

Un recorrido por Dublín en dos días -te guste o no la cerveza- merece empezar por alguna de sus numerosas tabernas y pubs que la caracterizan, ¿no te parece? Así te ambientas para conocer mejor a la población local.

Y si quieres comenzar a lo grande, visita The Temple Bar, uno de los pubs más reconocidos de la capital de Irlanda, y ubicado en la zona de mayor concentración de restaurantes y de locales nocturnos.

Qué ver en Dublín en dos días
Svein-Magne Tunli

El barrio Temple Bar es de los más antiguos de la ciudad. Y más allá de la oferta etílica y gastronómica, seguramente te atrapará por sus calles estrechas con adoquines y su interesante oferta cultural y de tiendas de moda alternativa.

Durante el día, Temple Bar destaca por sus mercados, como el Food Market o el Book Market, con libros de segunda mano.

Una ciudad nacida a orillas de un río

Pero Dublín es también una ciudad que se originó junto a un río, el Liffey. Por eso, no te pierdas de recorrer los paseos peatonales que hay en sus márgenes, o admirar los puentes que lo cruzan. Los hay históricos, como el O’Connell Bridge, con sus arcos de granito, o el Ha’penny Bridge y  sus formas curvas de hierro forjado. Aunque también hay un puente pergeñado por del polémico Santiago Calatrava, el Samuel Beckett Bridge.

Qué ver en Dublín en dos días
Sebb

Y atracado en la margen izquierda del río, en pleno centro de la ciudad, puedes visitar el Jeanie Johnston, un barco-museo que es la reconstrucción de un velero del XIX. Allí te sentirás transportado a la época de la hambruna en Irlanda, cuando los viajeros partían en busca de mejores horizontes.

No dejes la historia de lado en un recorrido por Dublín en dos días

Qué ver en Dublín en dos días
Wikimedia

En este itinerario por la capital irlandesa, no puede faltar una visita al Campus del Trinity College y a su Biblioteca del siglo XVIII, que  alberga el Libro de Kells. Se trata de una de las publicaciones más antiguas conservadas en Europa, que data del año 800.

También se impone un recorrido por el Castillo de Dublín, que te permitirá conocer buena parte de la historia de la ciudad, desde su original emplazamiento vikingo y pasando por sus destinos de fortaleza militar, residencia real y sede del Tribunal de Justicia Irlandés y de la Administración Inglesa en Irlanda.

Qué ver en Dublín en dos días
Vmenkov

Date también una vuelta por  el Antiguo Ayuntamiento, un buen ejemplo de la arquitectura georgiana de la segunda mitad del XVIII. Su interior alberga una sala circular con una gran cúpula apoyada sobre 12 columnas.

Y, por supuesto, no puedes dejar de ver la Catedral de San Patricio, el patrón de Irlanda, con su gran  torre campanario. Todo un símbolo de la ciudad. Si te va el arte religioso, visita también la Christ Church Cathedral, una antigua iglesia fundada en el siglo XI y que cuenta con una inmensa cripta medieval.

Qué ver en Dublín en dos días
Diliff

Por las afueras de la ciudad

Si decides alejarte un poco del centro, nada como recorrer la antigua destilería Jameson y la cervecera Guinness. Además de conocer los orígenes de estos lugares, aprenderás sobre el proceso de elaboración de sus bebidas y, como no podía ser de otra manera, podrás degustar whisky y cerveza, respectivamente.

La cervecera tiene un atractivo adicional, el mirador del Gravity Bar, que permite interesantes vistas de la ciudad.

Qué ver en Dublín en dos días
psyberartist

Hazte un rato también para visitar la antigua prisión de Kilmainham, a unos 3 kilómetros del centro de Dublín, por la que pasaron buena parte de los luchadores por la independencia de este país.

Un broche de oro para tu visita a la capital irlandesa

De vuelta a la ciudad, da un paseo por Grafton Street, una calle mayoritariamente peatonal, que es también uno de los mejores centros de compras. Encontrarás tiendas, joyerías y grandes almacenes. Pero también hay buena oferta de cafés y restaurantes, y los músicos callejeros y floristas ambulantes le ponen un toque particular a la zona.

No te pierdas aquí la estatua en bronce de Molly Malone, un icono de Dublín desde el siglo XIX. Pescadera de día y prostituta de noche, según cuentan algunos, no se sabe a ciencia cierta si esta mujer existió en realidad o fue inventada en algún momento y pasó a formar parte de las historias y tradiciones irlandesas.

Qué ver en Dublín en dos días
Michal Osmenda

Desde esta calle se accede también al parque St. Stephen’s Green, un lugar ideal para disfrutar del sol y el verde en medio de la capital irlandesa. Un verdadero broche de oro para culminar un más que interesante fin de semana en Dublín.

¿Crees que falta mucho por recorrer y conocer? Por supuesto. Así que ve agendándote otro fin de semana para seguir descubriendo esta maravillosa ciudad.


Compartir
Si hace unos años alguien me hubiese dicho que acabaría cuidando niños en guarderías y escribiendo sobre lo humano y lo divino, me habría reído en su cara. Por aquel entonces trabajaba en televisión y fue lo único que supe hacer durante más de una década. Ahora me dedico a contar historias, viajar, leer, ver cine y series y, sobre todo, vivir. Si queréis, encontrarme, nos buscamos por los caminos.

No hay comentarios

Deja un comentario