Al pie de la sierra de Guadarrama, en la confluencia de los ríos Eresma y Clamores, se erige Segovia, una ciudad que tiene mucho para ofrecer a quienes aprecian los lugares cargados de historia y de acervo arquitectónico. Pero esta localidad castellana también presenta un hermoso entorno natural y buena gastronomía.

Segovia te invita a recorrerla caminando, para no perder detalle de sus magníficas construcciones. Pero ten en cuenta que tiene muchas cuestas. Así que ponte un calzado bien cómodo y prepárate para la aventura de adentrarte por sus calles, que te maravillarán a cada paso.

Una ciudad signada por el acueducto

No quedan dudas de que el acueducto -cuyo tramo más alto y vistoso se localiza en la plaza del Azoguejo- distingue a Segovia. Por eso empezamos por aquí nuestro recorrido.

Qué ver en Segovia
pixabay

Considerada la obra de ingeniería civil romana más relevante de la península, su construcción parece situarse hacia finales del siglo I o a comienzos del II y se realizó con alrededor de 25000 sillares de granito unidos sin ningún tipo de argamasa. Tiene alrededor de 170 arcos y una altura máxima de 29 metros.

No en vano esta imponente obra, pero también el casco antiguo de Segovia, fueron declarados Patrimonio de la Humanidad.

Desde aquí podemos tomar la calle Cervantes, y su continuación, Juan Bravo, para admirar, entre otras edificaciones, la casa de los Picos (siglo XV). Llegaremos luego a la antigua Judería, donde se encuentra la iglesia del Corpus Christi, que era la sinagoga mayor y conserva ese aspecto.

Siguiendo el recorrido por esta zona nos toparemos con la casa de Abraham Seneor, un financiero judío que supo ser miembro del consejo real. Hoy, el lugar está ocupado por el Centro Didáctico de la Judería.

Segovia y su conjunción de estilos arquitectónicos

La ciudad conserva también un importante conjunto de iglesias románicas, tanto de piedra como de ladrillo, así como diversos monasterios y conventos.

Qué ver en Segovia
Flickr / Miguel.

El monasterio de San Antonio del Real, por ejemplo, fue en sus comienzos un pabellón de caza utilizado por Enrique IV. Destacan sus techos de estilo mudéjar (1455). Y el monasterio de Santa María del Parral cuenta con los últimos monjes en toda España de la orden de San Jerónimo.

Qué ver en Segovia
Flickr / Edgardo W. Olivera

Por su parte, la catedral gótica de Santa María es la última que se construyó en este estilo en España y es considerada una verdadera obra maestra. Está ubicada en la Plaza Mayor, en cuyos alrededores encontrarás -al igual que en la zona de la Plaza del Azoguejo- gran cantidad de restaurantes.

Muchos de ellos tienen terrazas con impactantes vistas de los principales monumentos de la ciudad. Y en cuanto a los platos y tapas, se recomiendan el cochinillo asado y la trucha. Pero también puedes disfrutar de buenas opciones para el tapeo y de tradicionales recetas de los judíos castellanos.

Cerca de allí se ubica la casa museo de Antonio Machado, donde funcionaba la austera pensión en la que el gran poeta residió entre 1919 y 1932. Visita también la casa del Sol, un antiguo matadero que en la actualidad alberga al Museo Provincial. Allí podrás adentrarte en la historia de la ciudad por medio de piezas artísticas, arqueológicas y etnográficas.

Qué ver en Segovia
wikimedia

Y no dejes de admirar las Murallas, que ya existían en el momento en que Alfonso VI de León le quitó la ciudad a los árabes. Luego fueron ampliadas y llegaron a tener un perímetro de 3 kilómetros. Esta construcción, que rodea el casco antiguo, conserva tres puertas: San Cebrián, de aspecto sobrio; Santiago, de tono mudéjar, y San Andrés, desde donde se observa una panorámica de tejados que poco ha cambiado con el paso de los siglos.

El Alcázar y después

A estas alturas del recorrido es el momento de encontrarte, en lo alto de una roca, entre los ríos que confluyen en la ciudad, con el Alcázar, un palacio del que se tiene registro a partir del año 1122, pero que pudo haber sido construido con anterioridad.

Qué ver en Segovia
wikimedia Armandoreques

Esta muestra de la transición del estilo románico al gótico, que incluye una decoración mudéjar en sus salones, era una de las residencias preferidas de los Reyes de Castilla. Hoy día es sede del Archivo General Militar de Segovia y del Museo del Real Colegio de Artillería. Desde la torre de Juan II, de unos 90 metros, se aprecian hermosas vistas de la ciudad.

Y si bien la riqueza arquitectónica segoviana apabulla en el buen sentido, no menos imponente es la belleza natural que la rodea. En el valle del Eresma puedes recorrer el paseo conocido como la Alameda del Parral, poblado de arboledas y puentes y donde también se realiza avistamiento de aves.

Qué ver en Segovia
wikimedia Discasto

Pero todavía queda mucho por descubrir de Segovia: la Real Casa de la Moneda, la iglesia de la Vera Cruz (un templo dodecagonal que encierra otro templo, también de 12 lados) o llegar hasta el barrio de San Marcos con su convento de los Carmelitas Descalzos. Es decir, una ciudad maravillosa para dejarte atrapar por cada uno de sus encantos, que son numerosos.

Guardar


Compartir
Si hace unos años alguien me hubiese dicho que acabaría cuidando niños en guarderías y escribiendo sobre lo humano y lo divino, me habría reído en su cara. Por aquel entonces trabajaba en televisión y fue lo único que supe hacer durante más de una década. Ahora me dedico a contar historias, viajar, leer, ver cine y series y, sobre todo, vivir. Si queréis, encontrarme, nos buscamos por los caminos.

No hay comentarios

Deja un comentario