Tenemos una duda turística y vacacional y queremos ver si entre todos podemos resolverla. ¿Terceira o Sao Miguel?, ¿cuál es el destino que podemos elegir para disfrutar de unas maravillosas vacaciones en Las Azores? Os pongo sobre aviso: va a ser un poco complicado decidirse entre una u otra. Sobre todo porque son dos islas maravillosas, con un encanto muy especial. Creo que lo mejor será conocerlas un poco a ambas y ya después decidimos…

Terceira

Tras las islas de Madeira y las Canarias, las Azores fue el tercer archipiélago descubierto por navegantes portugueses. De esta manera, e inicialmente, los portugueses llamaron a todo el conjunto de islas Terceiras, por haber sido, claro está, las terceras en ser descubiertas. Pero más tarde, pasaron a llamarse Azores, dejando lo de Terceira para la isla más grande en aquel entonces del archipiélago.

Terceira.jpg” alt=”Angra do Heroismo, Terceira” width=”600″ height=”400″ /> Angra do Heroismo, Terceira

Terceira es hoy en día un destino perfecto para unas vacaciones de relax. Hay muchas playas y senderos rurales por disfrutar y descubrir. Además, en realidad no es una isla muy cara, ya que el turismo en masa aún no ha llegado hasta aquí. Y, por cierto, su arquitectura nos hace sentir como si estuviéramos en el pasado, en una época en donde los lujos aún no nos habían invadido.

Los verdes valles de Terceira compiten con la belleza del mar en un sugerente juego de colores. La segunda isla más habitada de las Azores cuenta con una serie de monumentos de gran interés. Empezando por la (la Catedral), construida a principios del siglo XVII y que hoy en día es la iglesia más grande de las Azores. Un edificio que sobresale poderoso sobre los rojos tejados de las casas del centro histórico de Angra do Heroísmo, Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO desde 1983.

Terceira al atardecer
Terceira al atardecer

Hay que destacar también el Monte Brasil, un antiguo volcán extinguido rodeado por los 4 kilómetros de las murallas de la Fortaleza de Sao Joao Baptista, la más antigua fortaleza ocupada continuamente por tropas portuguesas. Imprescindible es también la visita al Miradouro da Serra do Cume, desde el que se puede apreciar la Bahía de Praia da Vitoria y la preciosa panorámica de la exuberante llanura interior de la isla.

Nos quedarían por visitar el Obelisco del Alto da Memoria, construido a mediados del siglo XIX en honor al paso de Don Pedro IV por la isla; o el antiguo Convento e Iglesia de Sao Francisco, que en la actualidad alberga el Museo de Angra do Heroísmo, una de las iglesias, sin duda, más bonitas que vas a poder ver en la isla de Terceira.

Sao Miguel

Sao Miguel es la isla más grande del archipiélago de las Azores. Conocida también como la isla verde por sus exquisitos paisajes, curiosamente es famosa por contar con la plantación de té más antigua de Europa (data de 1883). Fue descubierta a mediados del siglo XV por navegantes portugueses, convirtiéndose hoy en día en la isla más urbana de las Azores.

<a href=
Sao Miguel” width=”600″ height=”400″ /> Sao Miguel

Al igual que Terceira, Sao Miguel es un paraíso de mar y naturaleza. La exuberancia de la vegetación se combina con las aguas cristalinas del Atlántico. Algo que puede apreciarse, por ejemplo, en el Bosque de la Laguna de Canario, un bosque de intenso verde que ocupa el área que coincide con la antigua caldera de esta laguna.

Mar y vegetación también se funden creando un paraje de ensueño en el Paisaje Protegido de la Cuenca de Sete Cidades, un lugar que está considerado entre las 7 Maravillas de Portugal. Aquí se abrazan en un perfecto romance las lagunas verde y azul, formadas, según la leyenda, de las lágrimas derramadas por un pastor y una princesa que vivían un amor prohibido. Si subís al Mirador de la Vista do Rei, lo que se abre a tus pies es una maravilla inigualable.

Lagoa das Sete Cidades
Lagoa das Sete Cidades

Hay que visitar también la Ermita de Nossa Senhora das Vitorias, a orillas de la Laguna de Furnas, un impresionante templo de estilo neogótico construido a finales del siglo XIX. De gran corte histórico es el Castillo de Sao Bras, construido en el siglo XVI para defender la isla y la ciudad de Ponta Delgada de los ataques de los piratas y corsarios.

Por último, quedaría por conocer el Parque de la Ribeira dos Caldeiroes, Ponta da Ferraria, una maravillosa zona de baños y aguas termales, y la pequeña aldea de pescadores de Ribeira Quente, en donde vais a poder ver los tradicionales barcos de boca aberta, sin cabina, a los pies de una de las playas más bonitas de la isla.

A la vista de todos estos encantos, ¿con cuál os quedaríais vosotros?, ¿Terceira?, ¿Sao Miguel? Difícil elección, ¿verdad?

 


Compartir

No hay comentarios

Deja un comentario