Público
Público

16 muertos y 5 desaparecidos tras la explosión de un tren en Italia

El convoy llevaba varios vagones con gas que estallaron al descarrilar y provocaron el derrumbe de dos edificios en la estación de Viareggio

PÚBLICO.ES/AGENCIAS

Dos personas en las inmediaciones de la estación avisan a los servicios de emergencias. AFP

Al menos 16 personas han muerto y 50 han resultado heridas heridas, por la explosión anoche en la ciudad italiana de Viareggio (Toscana) de dos vagones de un tren cargado de gas que descarriló. Entre los heridos hay 14 personas en estado grave según los servicios de emergencia. La salida de las vías del tren provocó una chispa que hizo explotar los vagones.

Dos edificios se derrumbaron por las explosiones por lo que se teme que las víctimas sean muchas más. Según el canal Rainews, hay 5 personas desaparecidas entre los escombros y 1.000 vecinos han tenido que ser evacuados.

El prefecto de Lucca, Carmelo Aronica, explicó en la comisaría de Viareggio, donde se ha instalado la unidad de crisis, que los heridos han sido trasladados al hospital de Versilia a la espera de ser evacuados a otros centro médicos de la región. De uno de los edificios en ruinas ha sido rescatado con vida esta madrugada un niño, informan fuentes de los bomberos que en estos momentos buscan con ayuda de perros especializados posibles víctimas de una casa derrumbada por la explosión en la que habitaban 18 personas.

Según los últimos datos facilitados por la Compañía de Ferrocariles del Estado italiano, tan sólo uno de los vagones que transportaba gas en el tren accidentado registró una fuga que originó la explosión. Los bomberos intentan evitar que los otros vagones que transportaban gas puedan explotar por la propagación del calor.

El suceso se registró anoche a las 23.50 horas antes de que el convoy alcanzara la estación. Según las primeras investigaciones, uno de los vagones descarriló y arrastró a otros cuatro causando el escape de gas. Sin embargo, el responsable del cuerpo de bomberos Antonio Gambardella, apuntó que, según algunos testimonios, el tren entró en la estación con los "frenos en llamas", una tesis que no corroboró el maquinista que logró escapar con vida de la catástrofe y quien se limitó a decir que el convoy circulaba a 90 kilómetros por hora.

Este testimonio no cuadra con el de Giuseppe Ferracciolo, un camarero de la estación, que narró que el tren entró en la terminal ferroviaria "a toda velocidad, se veían chispas que salían de los raíles y venía envuelto en una nube de polvo. Poco después, numerosas explosiones transformaron en una enorme hoguera la estación, las casas circundantes y los coches aparcados en Via Aurelia".

Fuentes de la prefectura de Lucca dijeron que una nube de gas alcanzó una casa vecina y en ese momento, un chispa pudo haber causado la deflagración no sólo de los vagones, sino también del propio edificio, saturado del elemento inflamable. Los muertos y los heridos son todos civiles y han resultado afectados en una zona residencial de 300 metros próxima al área de la explosión.

Pocos minutos después de la explosión, Protección Civil declaró el estado de emergencia regional e hizo confluir en el lugar a los bomberos de Toscana y Liguria. El tren, formado por catorce vagones, procedía de la localidad de Trecate (Piamonte) y se dirigía a Gricignano (Campania), informa en el comunicado Ferrocarriles del Estado, que añade que a su partida el convoy estaba en óptimas condiciones.

La compañía de Ferrocarriles del Estado italiano, Trenitalia, informó a través de un comunicado que de los catorce vagones del tren accidentado, los cinco primeros volcaron, otros dos están en pie pero fuera de las vías, y los siete restantes no sufrieron daños.

Más noticias de Política y Sociedad