Público
Público

200.000 pobres más y 33.000 ricos menos

Cáritas denuncia que 600.000 personas pidieron casa y comida en 2008 para subsistir

 

JESÚS BASTANTE

"Vivimos uno de los niveles más bajos de protección social de los últimos 40 años", según denunció ayer el secretario general de Cáritas Española, Silverio Agea. Desde 1969 no se producían tantas peticiones de asistencia básica como las que se dieron en 2008, cuando casi 600.000 personas recurrieron a esta organización después de que la crisis económica les dejara sin recursos para subsistir e incluso sin casa en algunos casos.

La crisis también ha afectado al club de los millonarios. El año pasado, se llevó por delante el 20,9% de las grandes fortunas, según un informe de Merrill Lynch, que asegura que el número de ricos el que tiene más de un millón de dólares en activos pasó de 160.600 a 127.100 en España.

Incremento en las ciudades

Durante la presentación del informe La respuesta de Cáritas ante la crisis, esta asociación incidió en que las peticiones de acogida y asistencia primaria se incrementaron un 50% a lo largo de 2008 respecto al año anterior. De forma especial subieron en Andalucía y las grandes ciudades, donde el aumento de solicitudes alcanzó casi el 70%.

Agea explicó que las peticiones de ayuda para alimentos ayudas han crecido en un 90% y ocuparon el primer lugar de las demandas el año pasado. A continuación, se situaron las ayudas para pagar alquileres o hipotecas, que se incrementaron un 65%.

Este aumento se debe, en opinión de Cáritas, a dos "nuevas pobrezas" generadas con la crisis económica: la de quienes pasaron de la vulnerabilidad a la carestía por la pérdida del empleo y la de aquellos que, tras participar en procesos de inserción con Cáritas, no han logrado salir de los procesos de exclusión social.

La ONG católica señala en su informe cinco grupos de solicitantes: familias jóvenes con niños pequeños, parados recientes que dejan de recibir prestación por desempleo, hombres solos sin hogar y en paro, mujeres mayores con pensiones mínimas e inmigrantes en situación irregular que han visto empeorada su situación.

Extrema supervivencia

Sobre el último grupo, Cáritas denunció que uno de cada tres hogares sin ingresos en España está formado por extranjeros. "En menos de un año, los inmigrantes han perdido más de medio millón de puestos de trabajo", indicó Agea, quien denunció el "grave riesgo de caer en la irregularidad" al perder el empleo, lo que puede llevarles a vivir "situaciones de extrema supervivencia".

En cuanto a la actitud de las servicios sociales públicos, el secretario general de Cáritas denunció la "falta de previsión y agilidad" y "una grave dimisión de responsabilidades" por parte de las Administraciones públicas. Tanto es así que más de la mitad de los que llegan a Cáritas lo hacen derivados de la gestión pública.

Agea criticó que los fondos públicos para ayudas básicas permanezcan "en el mismo nivel que en 2007" y denunció la extremada lentitud en la respuesta administrativa, incapaz de afrontar la avalancha.

Frente a esta realidad, Cáritas apostó por un pacto de Estado que permita facilitar los créditos a los ayuntamientos, para que estos a su vez asistan a los más necesitados. La organización apuesta por un crédito en 2.200 millones de euros para beneficiar a unos 470.000 hogares.

 

Más noticias de Política y Sociedad