Público
Público

200 detenidos por protestar contra la guerra en EEUU

La mayor parte de ellos en San Francisco

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Más de 200 personas fueron arrestadas ayer en varios puntos de Estados Unidos durante actos de protesta celebrados para conmemorar el quinto aniversario de la invasión a Irak, en los que se obstruyeron calles y se bloqueó el acceso a edificios públicos. En Washington se produjeron 32 arrestos después de que manifestantes intentaron bloquear las entradas a las oficinas del Servicio de Rentas Internas, mientras que otros 30 ocurrieron fuera de un edificio de oficinas del Congreso, dijo la policía.

Los manifestantes intentaron impedir el ingreso a las oficinas del ente recaudador de impuestos para resaltar el coste de la guerra. La policía despejó los ingresos al edificio en una hora. 'Queríamos poner nuestros cuerpos entre el dinero y lo que financia ese dinero: la guerra, la ocupación, las bombas', dijo Frida Berrigan, una de las organizadoras junto a la Liga de Resistentes a la Guerra.

En San Francisco, uno de los principales centros de la oposición a la guerra, la policía arrestó a más de 100 personas que protestaron durante todo el día a lo largo de Market Street en el centro financiero de la ciudad, dijo un portavoz. En el National Mall de Washington, unos 100 manifestantes portaron carteles con leyendas antibélicas y hacían flamear banderas de arriba a abajo, una tradicional señal de disconformidad

Pintura roja contra el Post

Más tarde, cientos de ruidosos manifestantes bloquearon una concurrida esquina del distrito comercial de Washington, formando piquetes frente a las oficinas del diario The Washington Post y arrojando pintura roja al edificio donde está el diario Examiner y a Bechtel National, que ha manejado importantes contratos de reconstrucción en Irak.

En Nueva York, unos 30 miembros de la 'Brigada de Abuelas por la Paz' se concentraron en Times Square, tejidos en mano, para exigir que las tropas regresen a Estados Unidos inmediatamente.

La guerra ha costado a Estados Unidos 500.000 millones de dólares (unos 320.000 millones de euros) desde la invasión que derrocó a Sadam Husein en marzo de 2003 y es uno de los principales temas de la campaña para la elección presidencial de noviembre.