Público
Público

2008 será un "año de ajuste a la baja" con un alza del PIB del 2,6 por ciento, según las cajas

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El año 2008 será un periodo de "ajuste a la baja" para la economía española con un crecimiento del Producto Interior Bruto (PIB) del 2,6 por ciento y una tasa de inflación del 2,3 por ciento, mientras que la creación de empleo será "menos intensa", según la Fundación de Cajas de Ahorro (FUNCAS).

Así, en su último número de los cuadernos de Información Económica, Funcas augura que en 2008 se crearán 1,5 millones de puestos de trabajo y que la tasa de paro se elevará hasta el 9 por ciento de la población activa, frente al 8,6 por ciento actual.

Para el director general de Funcas, Victorio Valle, esta pérdida de dinamismo es fruto de "tres crisis", que afectan al modelo de crecimiento de la economía española, al sector inmobiliario y a su situación financiera, contagiada por la crisis de las hipotecas "subprime" estadounidenses.

En su artículo insiste en que es "básico" que las autoridades se esfuercen en lograr un mayor crecimiento de la productividad, ya que el diferencial con Europa coloca a España en una situación "preocupante", después de que se hayan "desaprovechado" los tiempos de bonanza para ello.

Respecto a la desaceleración de la construcción y la actividad inmobiliaria, Valle explica que es un fenómeno "muy complejo" en el que se aúnan los bajos tipos de interés actuales, el "fuerte" endeudamiento de las familias españolas y el endurecimiento de las condiciones crediticias.

Todos estos factores provocarán, en su opinión, una pérdida de dinamismo de la demanda de vivienda que sería necesario suplir aumentando el gasto público en inversión especialmente en infraestructuras de transporte, lo que mantendría la demanda en niveles "adecuados" si la situación internacional se torna "más severa".

Valle también considera que los efectos de la crisis de las finanzas se producirán, fundamentalmente, dentro del sistema financiero, aunque reconoce que puede afectar a los hogares, que sufrirán por el endurecimiento de las condiciones crediticias.

En cualquier caso, asevera que la situación internacional, y concretamente la europea, no va a ser de "recesión abierta", sino que se trata de un cambio de ciclo que se inicia con una fase de desaceleración, pero que no llegará a valores negativos en la tasa de crecimiento.

Por ello, considera que las autoridades españolas deben combatir esta situación favoreciendo la inversión pública, aunque habría que estudiar "cuidadosamente" la financiación de estas políticas.

De hecho, el director de Funcas aboga por que se use financiación exterior para no presionar "adicionalmente" sobre los mercados financieros internos.

Por último, apuesta por reducir la dependencia energética y por moderar la inflación mediante una liberalización del sector servicios.

En cualquier caso, Funcas espera mejoras en la tasa de inflación en 2008, de forma que ya habría comenzado a disminuir en febrero y alcanzaría el 3,5 por ciento en el segundo trimestre del año, para caer hasta el 2,6 por ciento en el cuarto trimestre, según el director del Gabinete de Coyuntura de Funcas, Ángel Laborda.

Sí empeoran las previsiones de Funcas para 2009, ya que auguran un crecimiento de la economía española del 1,6 por ciento con una tasa de paro del 10,3 por ciento y la creación de sólo 400.000 nuevos puestos de trabajo.

En definitiva, la Fundación sostiene que la situación económica de España "no goza de la mejor salud" aunque afirma que el superávit del 1,8 por ciento del Producto Interior Bruto (PIB) permite disponer de "cierto margen".