Público
Público

28-24. El portero Niklas Landin acaba con el sueño español en el Mundial de Balonmano

EFE

La selección española de balonmano se quedó a las puertas de la gran final del Campeonato de Suecia, tras caer por 28-24 ante Dinamarca en las semifinales, en un encuentro en el que España se topó con un inconmensurable Niklas Landin, que acabó con sus paradas con el sueño español.

Pese a ser plenamente conscientes de la obligatoriedad de frenar el frenético ritmo del que dotan a todos sus encuentros los daneses, el conjunto español fue incapaz de contener las oleadas nórdicas, como demuestran los once ataques que dispuso en apenas diez minutos el cuadro danés.

En par de lanzamientos a los palos y el buen inicio de partido del joven meta Niklas Landin, permitieron a Dinamarca poner en marcha su mortal contragolpe con los extremos Lars Christiansen y Hans Lindberg como estiletes.

Así, a la carrera, Dinamarca tomó rápidamente la delantera en un marcador (6-4), en el que España, veía penalizado cada mínimo error en ataque, donde el portero Landin, se convirtió en un muro para la selección.

Pero si algo ha demostrado el conjunto español a lo largo del Campeonato del Mundo es su capacidad de resistencia, un orgullo, que posibilitó tres robos casi consecutivos de balón, que nivelaron nuevamente (6-6) el tanteador.

Sin embargo, Dinamarca no sólo dispone de veloces extremos, como evidenció el lateral derecho Kasper Sondergaard, con tres cañonazos, que permitieron distanciarse nuevamente a los daneses (10-6) en el luminoso.

Renta demasiado peligrosa para que no reaccionará el seleccionador español, que encontró la solución a sus problemas con la salida a la pista del meta Arpad Sterbik, el elemento que faltaba para asentar definitivamente el sistema defensivo.

Con Sterbik a pleno rendimiento, el 5-1 español comenzó a ahogar al hasta entonces fluido ataque danés, que en los segundos quince minutos de la primera parte tan sólo logró anotar dos tantos, algo inaudito para el siempre efectivo conjunto nórdico.

Una circunstancia que permitió a España enjugar su desventaja (12-12) antes de alcanzar el descanso, al que la selección no se marchó en ventaja por culpa de un inspiradísimo Niklas Landin, que sostuvo con sus paradas al equipo danés.

Acierto que no desapareció con el inicio de la segunda mitad, en la que el trabajo de Landin permitió, otra vez más, escaparse en el marcador (15-12) al conjunto de Ulrik Wilbek, que pareció resolver los problemas ofensivos del primer tiempo.

Todo lo contrario que España, que se atascó por completo en ataque, como demuestra el único gol que logró anotar en los primeros nueve minutos de la reanudación.

Un escaso bagaje cuando enfrente se encuentra uno de los mejores equipos del Mundo, una Dinamarca que, sin embargo, hoy no fue capaz de aprovechar el desconcierto español para sentenciar definitivamente el duelo a su favor.

Error que Dinamarca no acabó de pagar por un inconmensurable Landin, que se encargó de evitar una y otra vez la remontada del equipo español, que dispuso de un lanzamiento de penalti para igualar a veintiuno el marcador.

Pero hoy el portero del Silkeborg fue un muro infranqueable para la selección, que en los minutos finales se encontró con otro problema irresoluble, la irrupción del lateral Mikkel Hansen.

El ex jugador del Barcelona Borges, uno de los mayores talentos del balonmano mundial, martilleó una y otra vez la portería española con su amplia variedad de lanzamientos, mantuvo siempre por delante (23-21) a los daneses en el marcador.

Pero cuando peor pintaba para el equipo español, la selección volvió a aferrarse a la pista y con un hombre menos logró lo que no había conseguido con siete, igualar el marcador (23-23) a cinco minutos para la conclusión.

Igualada con la que se encargó de acabar definitivamente una nueva exclusión del equipo español, en esta ocasión de Viran Morros, que posibilitó el último y definitivo estirón de los daneses (26-23), que acabó con el sueño español.

Ficha técnica:

28 - Dinamarca: Landin; Lindberg (6), Mads Christiansen (1), Spellerberg (1), Mikkel Hansen (9), Lars Christiansen (2, 1p) y Toft Hansen (2) -equipo inicial- Rasmussen (ps), Boesen (1), Lauge (-), Eggert (-), Knudsen (1), Noddesbo (-), Svan Hansen (-), Sondergaard (5) y Nielsen (-)

24 - España: Hombrados; Chema Rodríguez (1), Gurbindo (2), Morros (1), Roberto García (2), Alberto Entrerríos (3) y Juanín García (1) -equipo inicial- Sterbik (ps), Rocas (1), Maqueda (-), Raúl Entrerríos (3), Cañellas (6, 4p), Romero (1p), Ugalde (2), Garabaya (1) y Aguinagalde (-)

Marcador cada cinco minutos: 4-2, 6-4, 10-6, 10-7, 11-10 y 12-12 (Descanso) 15-12, 17-14, 18-17, 21-20, 23-23 y 28-24 (Final)

Árbitros: Horacek y Novotny (República Checa). Excluyeron por dos minutos a Knudsen (2) por Dinamarca; y a Roberto García (2) y Morros por España.

Incidencias: Segunda semifinal del Campeonato del Mundo de Suecia disputado en el Kristianstad Arena ante unos 4.000 espectadores.

Asistieron al encuentro el príncipe heredero de Dinamarca, Federico de Dinamarca, y el secretario de Estado para el Deporte español, Jaime Lissavetzky.