Público
Público

70-69 El Caja Laboral vence un partido en el que el juego se fue "de puente"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El Caja Laboral logró vencer al Granada en un partido que los andaluces tuvieron en sus manos pero en el que fallaron el triple decisivo, en coherencia con un encuentro malo, en el que el juego se fue "de puente".

Se suponía que tras su eliminación de la Euroliga, los vitorianos harían pagar al Granada los platos rotos, pero resultó que sumaron 21 pérdidas y brindaron a los andaluces la ocasión para ganar por primera vez en Vitoria, luego desaprovechada.

Los locales estuvieron imprecisos en el pase, enviando balones fuera, sólo sostenidos por Splitter.

En cinco minutos el Baskonia acumulaba ya seis pérdidas. Se imponía el cambio de base: salió Huertas por un Ribas cuyos últimos partidos han sido un vía crucis. El base brasileño empezó con un triple que redujo los cinco puntos de ventaja logrados por los andaluces y bajo su batuta los locales reaccionaron, hasta terminar el cuarto 19-14.

Trifón Poch realizó numerosos cambios al inicio del segundo cuarto, y aunque sus suplentes comenzaron sufriendo en el rebote propio, la jugada le salió bien, puesto que de un 22-14 se pusieron por encima, 22-23.

El Baskonia había vuelto a las pérdidas, a no jugar a nada, con cinco minutos sin meter un punto y 0-12 de parcial, con Hendrix y Stefansson sobrios y eficaces.

Los últimos minutos antes del descanso se sucedieron con alternativas en el marcador, al que se llegó con 32-30, entre bostezos.

La reanudación siguió con el intercambio de canastas; no había juego bonito pero por lo menos había más puntos.

El Baskonia cerró un poco mejor su defensa y logró un parcial de seis-cero, pero estropeó en seguida el intento de despegue con nuevas pérdidas, que aprovechó el Granada para reengancharse.

Con 43-44, Ivanovic se ganó una técnica por protestar y Hunter y Gianella fallaron tres de los cuatro tiros libres a los que tenían derecho en esa jugada. Se salió del incidente con los andaluces cinco arriba, el público despierto y Singletary en la pista, en otro cambio de base en busca de rumbo.

Los locales se acercaron a 52-54 al acabar el tercer cuarto: era un poco de maquillaje para un tiempo dominado por los granadinos, que metieron 24 puntos en este periodo.

Continuaron las alternativas en el marcador y los fallos mutuos, pero a falta de cinco minutos dos triples de Hunter colocaron cinco arriba al Granada y redoblaron la presión. Tres minutos y el Granada seis arriba. Un triple de Aguilar mantuvo los seis arriba, y ya sólo quedaba minuto y medio.

Con un dos más uno de San Emeterio se entró en el último minuto con tres de diferencia. Splitter la puso en uno a falta de cuarenta segundos, y además robó el balón en la siguiente jugada. El contraataque local provocó una falta sobre San Emeterio: veintitrés segundos por jugar, 70-69 y tiempo muerto de un Poch que no se creía que pudieran dejar escapar el partido.

Quedaba una posesión para el Granada, Aguilar, el mejor de su equipo, se la jugó desde el triple y salió cruz. 70-69 para los locales y una ocasión de oro perdida para el Granada.

70 Caja Laboral (19+13+20+18): Ribas (2), English (5), San Emeterio (17), Teletovic (12), Splitter (15) -cinco inicial-, Golubovic (2), Huertas (7), Herrmann (6), Oleson (0), Singletary (4).

69 Granada (14+16+24+13): Gianella (11), Hunter (11), Ingles (6), Aguilar (16), Hendrix (12)- cinco inicial-, Stefansson (6), Ranniko (3), Jesús Fernández (0), Gutiérrez (4), Jasen (0)

Árbitros: De la Maza, García Ortiz, Soto.Sin eliminados

Incidencias: partido disputado en Buesa Arena ante 7.200 espectadores, la peor entrada de la temporada.

Más noticias en Política y Sociedad