Público
Público

De los 850 millones de personas que pasan hambre, más de 1,5 viven en España

EFE

En el mundo, 850 millones de personas pasan hambre, de los que 40 viven en Europa y algo más de millón y medio en España, por lo que mejorar su vida "es una obligación, pero también un trabajo digno y necesario", ha asegurado hoy la Princesa de Asturias en la inauguración de la XXI Asamblea Europea Anual de Bancos de Alimentos.

Doña Letizia ha presidido la sesión inaugural, celebrada en el Instituto de Enseñanza Secundaria Hotel Escuela de la Comunidad de Madrid, y ha señalado, en las palabras con las que ha cerrado el acto, que "la gestión de excedentes de alimentos necesita muchos recursos, no sólo humanos".

La Princesa ha reclamado la colaboración de todos: ciudadanos, empresas, administraciones públicas e instituciones para combatir la pobreza, aunque parezca extemporáneo que tengan que existir bancos de alimentos en países donde los bienes básicos de consumo están al alcance de la mayoría.

Doña Letizia se ha sumado a la opinión de todos los presentes al destacar que sin la colaboración de los 6.300 voluntarios que hay en Europa, a los que apoyan 326 empleados, sería inviable la labor de los 218 bancos de alimentos que hay en 18 países del viejo continente.

En 2007, las 52 entidades de ese tipo que hay en España repartieron casi 70.000 toneladas de alimentos - en Europa se llegó a las 300.000- por un valor de 600 millones de euros, que se repartieron a 834.000 personas necesitadas a través de 6.487 entidades benéficas.

Los datos oficiales indican que aproximadamente un 20 por ciento de la población española, es decir 8,5 millones de personas, viven con ingresos inferiores al 50 por ciento de la renta media disponible, de las que entre un 1.500.000 y 1.700.000 estarían en situación de extrema necesidad.

España cuenta con tasas de pobreza superiores a la media de los Quince, sólo sobrepasadas por Portugal y Grecia y similares a las de Italia, Irlanda o Reino Unido.

Los bancos de alimentos europeos obtienen parte de los alimentos que distribuyen por el programa de la Unión Europea de Ayuda a los más Necesitados, relacionado hasta ahora con la retirada de excedentes agrícolas, situación que sufrirá grandes cambios por la política agrícola común.

Las alternativas a esos cambios serán abordadas en la Asamblea, que está dirigida a establecer estrategias comunes.

El presidente de la Asociación española de Bancos de Alimentos, Javier Espinosa, ha explicado en la sesión inaugural de la Asamblea que en España se desconoce que hay muchas personas que pasan necesidad, porque éstas lo ocultan por dignidad, y que entre ellas se cuentan principalmente personas mayores, parados, enfermos, drogodependientes e inmigrantes.

El subsecretario del Ministerio de Medio Ambiente, Medio Rural y Medio Marino, Javier Menéndez, ha llamado la atención sobre la repercusión que tiene el encarecimiento de los alimentos en los más pobres, no sólo en los países en vías de desarrollo.

Víctor Renes, de Cáritas Espñola, ha pronunciado una conferencia sobre "La pobreza en Europa", en la que ha destacado que esa situación viene determinada por la carencia de bienes y recursos, las dificultades para enfrentar la vida con dignidad y la incomunicación social.

En opinión del experto, en estos momentos el "rostro de la pobreza" va de la mano de situaciones como las de la precariedad laboral o las familias monoparentales, y que afecta más a los mayores, a las mujeres y los jóvenes.

Más noticias de Política y Sociedad