Público
Público

Los accionistas de Ebro Puleva autorizan el estudio de la venta o escisión del negocio azucarero

EFE

Cerca del 70 por ciento de los accionistas de Ebro Puleva autorizaron hoy al Consejo de Administración del grupo para que analice la posible venta o escisión y salida a Bolsa del negocio azucarero y de otros negocios agroindustriales relacionados.

El presidente de Ebro Puleva, Antonio Hernández Callejas, aseguró ante los periodistas que confía en que a finales de verano y no más tarde de octubre la compañía sabrá si opta por un comprador para Ebro Azucarera, por su escisión o por mantenerla como hasta ahora ligada al grupo si las condiciones del mercado así lo aconsejan.

Hernández Callejas afirmó que, a fecha de hoy, la compañía no tiene "ningún contacto con nadie" ni ninguna oferta, en clara alusión al papel de las cajas de ahorro de Castilla y León que participan en el capital del grupo.

A partir de ahora la compañía, junto al Banco Santander como entidad de inversión, elaborará un memorándum sobre el negocio azucarero que más tarde difundirán entre los grupos interesados por su venta, entre los que, según Hernández Callejas, claramente se encontrarán "los cinco grandes operadores azucareros europeos".

En contestación a un accionista, explicó que su obligación como presidente de una compañía cotizada es plantearse la posible venta o escisión de un negocio cuyo ebitda se ha reducido en pocos años a la mitad -70 millones de euros en 2007- y con un horizonte de crecimiento limitado.

En 2007, el negocio del azúcar representó el 24 por ciento de las ventas del grupo (el 40 por ciento en 2004), frente al 29 por ciento del arroz (32 por ciento en 2004), el 28 por ciento de la pasta (sin participación en 2004) y el 19 por ciento de los lácteos (28 por ciento en 2004).

Recordó el carácter plenamente marquista de Ebro Puleva al apuntar que durante el pasado ejercicio el grupo aumentó su inversión en publicidad hasta los 83,7 millones de euros, el 3,1 por ciento de las ventas.

Calificó de "excelente" el ejercicio pasado pese a "las condiciones muy complejas" sufridas por el fuerte incremento de las materias primas, el cambio de la Organización Común de Mercado (OCM) del azúcar y el "cuestionamiento" de los biocombustibles.

En relación a los biocombustibles, aseguró que aún no es viable la apertura de nuevo de su fábrica en Babilafuente (Salamanca) por su falta de rentabilidad y que además han tenido que renunciar a la construcción de la planta de biodiésel en Jédula (Cádiz) pese a la inversión ya realizada de 11 millones de euros.

Para 2008, Hernández Callejas se mostró convencido de una moderación en el impacto de las materias primas en las cuentas del grupo, tanto de la leche como del trigo duro y el arroz.

La Junta General de Accionista también ha aprobado el pago de un dividendo de 0,36 euros por acción, la adquisición derivativa de acciones propias, la ratificación del nombramiento de Félix Hernández Callejas como consejero de carácter dominical y la dotación a la Fundación Ebro Puleva de hasta 600.000 euros.

Más noticias de Política y Sociedad