Público
Público

ACS redujo un 11,7% su beneficio en el primer semestre, con 893 millones

EFE

ACS obtuvo un beneficio neto de 893 millones de euros en el primer semestre, frente a los 1.010 del año anterior, lo que supone una caída del 11,7 por ciento debido a que en el mismo periodo de 2007 contabilizó los resultados extraordinarios procedentes de la venta de Continental Auto.

En las cuentas remitidas hoy por el grupo constructor y de servicios a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), la compañía explica que tampoco ha incluido la venta acordada el pasado 30 de junio del 51 por ciento que aún tenía en Inversora de Infraestructuras, sociedad a través de la cual controlaba dos autopistas chilenas.

Así, explica que de haberse contabilizado esta operación, que está pendiente de las autorizaciones administrativas pertinentes, el beneficio neto del grupo se habría incrementado el 17,5 por ciento, hasta los 1.188 millones.

La cifra de negocio alcanzó los 11.707 millones de euros, lo que supone un incremento del 12,5 por ciento, en tanto que el resultado bruto de explotación (Ebitda) creció el 11,7 por ciento, hasta los 1.909 millones.

El crecimiento de la cifra de negocio se apoyó en el incremento del 19,2 de la facturación del área de energía (constituida con la participación del 45,3 por ciento que el grupo tiene de Unión Fenosa), que ingresó 3.393 millones de euros.

También fue positiva la evolución de la división de servicios industriales, que facturó el 19,8 por ciento más (3.290 millones), y la de medioambiente y logística, que ingresó el 12,2 por ciento más (1.567 millones), en tanto que la división constructora mantuvo un crecimiento del 0,5 por ciento (3.584 millones).

En un contexto de ralentización de la producción nacional, el mantenimiento de la actividad constructora fue posible por la aportación del mercado internacional, cuya facturación creció el 111,2 por ciento como consecuencia del aumento de la contratación en Estados Unidos y de la actividad concesional en Grecia e Irlanda.

Al cierre del semestre la cartera de obra garantizaba 19 meses de producción al alcanzar los 11.752 millones, el 4,3 por ciento más, gracias al impulso de la contratación internacional y a pesar de la caída del 38 por ciento de la cartera de edificación residencial.

El endeudamiento neto del grupo a 30 de junio ascendía a 18.442 millones, de los que 9.912 millones corresponden a financiación sin recurso para el accionista.

De esta cifra, 6.356 millones provienen de vehículos financieros utilizados para las adquisiciones de Unión Fenosa, Iberdrola y Hochtief, mientras que el resto proceden de nuevos proyectos.

Las sociedades participadas por ACS (Abertis, Hochtief e Iberdrola) contribuyeron al beneficio neto del grupo con 19,5 millones de euros, lo que supone un descenso del 40 por ciento respecto a un año antes como consecuencia de los gastos financieros asociados a Iberdrola y Hochtief.

Durante el primer semestre del año, ACS invirtió 2.139 millones de euros y realizó desinversiones por valor de 1.052 millones, de forma que la inversión neta se situó en los 1.087 millones.

Más noticias de Política y Sociedad