Público
Público

La actual directiva de la AVT teme una ofensiva de Alcaraz para retomar el poder

Siete delegados provinciales afines al ex presidente dejan la organización

INIGO ADURIZ

El intento del presidente de la Asociación de Víctimas del Terrorismo (AVT), Juan Antonio García Casquero, por desmarcarse de la gestión de su predecesor, Francisco José Alcaraz, está provocando una desbandada de delegados que no están de acuerdo con el rumbo tomado por la nueva dirección.

En menos de un mes, han dimitido tres delegados provinciales de la AVT por "discrepancias" con la nueva junta directiva, y desde la llegada de Casquero son ya siete los representantes territoriales que han sido cesados o han dimitido de sus cargos por las mismas razones. Fuentes cercanas a la nueva presidencia creen que es el propio Alcaraz el que está detrás de todo este movimiento. "Pretende ir minando los ánimos de la actual junta directiva a través de las renuncias de los delegados nombrados por él", advierten. Y el objetivo del ex presidente de la AVT tendría un horizonte claro: el congreso que la asociación celebrará el próximo mes de mayo. “Alcaraz intenta caldear los ánimos de las víctimas para impulsar una especie de moción de censura contra el actual presidente”, explican.

A principios de este mes, el ya ex representante de la AVT en Navarra, Salvador Ulaya, presentaba su dimisión a la dirección. "Hay un distanciamiento de la actual presidencia con la gestión anterior, con la que yo estaba completamente de acuerdo", afirma. A su juicio, que Casquero no haya salido en defensa de Alcaraz cuando éste ha sido criticado por políticos y medios de comunicación supone "una enmienda a la totalidad a los cinco años anteriores de gestión en la AVT, sobre todo en cuanto a la postura de la asociación en el tema de la negociación del Gobierno con los terroristas".

El 7 de abril, la delegada en Badajoz, Isabel Chamizo, dirigió también una misiva a Casquero en la que le explicaba los motivos de su renuncia: la falta de comunicación con la junta directiva. Sin embargo, desde la AVT explican que fue la propia dirección de la asociación la que propuso su cese.

La tercera dimisión en menos de un mes se producía justo una semana después, y basada en similares argumentos. El hasta entonces delegado provincial de Valladolid, Luis Alberto Izquierdo, renunciaba al “suspender la gestión de Casquero desde su llegada al frente de la AVT”.

A estas tres últimas renuncias se suman las de los delegados de Alicante, León, Sevilla y Salamanca en semanas anteriores. En la AVT aseguran que fueron cesados y los críticos sostienen que dimitieron. En conversación con este diario, la dirección de la AVT no quiso hacer valoraciones al respecto ya que, según apuntaron, esos movimientos "forman parte del funcionamiento interno de la asociación". Tampoco fue posible contactar con el ex presidente de la asociación, Francisco José Alcaraz.

Más noticias de Política y Sociedad