Público
Público

ACTUALIZA2- Federer se proclama campeón del Abierto de Australia

Reuters

El maestro lo hizo otra vez. Roger Federer tiene su decimosexto título de Grand Slam, el cuarto en Australia y un dominio sobre los tenistas masculinos que parece no tener fin.

Mientras tanto, la larga espera británica por un Grand Slam continúa. Los 74 años acumulados de espera fueron demasiado para Andy Murray, quien fue incapaz de dar lo mejor cuando más importaba.

El escocés fue duro, pero Federer fue demasiado bueno, al ganar la final del Abierto de Australia el domingo por 6-3, 6-4 y 7-6 en dos horas y 41 minutos. Más que un partido fue una lección de tenis.

El número uno del mundo fue eficiente en desmantelar el juego de Murray, al imponerse rápidamente en los dos primeros sets tras romperle el servicio dos veces en el primer juego y una vez en el segundo set.

Murray llevaba una ventaja de 5-2 en el tercer set, con lo que parecía remontar la clara desventaja inicial. Sin embargo, Federer mejoró su juego para igualar el set en 5-5 y forzar un 'tiebreak' que finalmente selló al imponerse 13- 11 cuando un revés de Murray tocó la red.

En la ceremonia de entrega de premios, Murray rompió a llorar, tal como hizo Federer al ganar el torneo en 2006 y al perder el año pasado frente a Rafa Nadal.

"Puedo llorar como Roger. Es una lástima que no pueda jugar como él", dijo Murray.

Sin embargo, el momento de Murray aún puede llegar. El tenista tiene apenas 22 años y ya ha jugado dos finales de Grand Slam, en el Abierto de Estados Unidos hace dos años y ahora en Australia.

Puede haber perdido en tres sets contra Federer, pero no hay que lamentarse por eso. Los mejores años del aprendiz están por delante y Reino Unido aún podría obtener a su primer campeón de un Grand Slam desde que Fred Perry ganó el Abierto de Estados Unidos en 1936.

"Eres un jugador muy bueno como para no ganar un Grand Slam, así que no te preocupes", le dijo Federer al británico.

El juego de Federer no es tan clínico y preciso como solía ser, comete dobles faltas y tiene errores como todo el mundo. Después de todo, es mortal.

Pero su juego nunca ha sido tan sólido. Tal vez no pueda correr tan rápido como algunos de sus rivales más jóvenes, pero su manejo de la pista y su habilidad para soportar la presión en situaciones difíciles lo dejan muy por delante del resto.

Murray llegó al partido lleno de esperanza y confiado tras jugar el mejor tenis de su vida.

Hubo momentos en que fue capaz de frustrar a Federer y puso al número uno bajo presión, lo que alentó al público en el Rod Laver Arena.

En el primer set, rompió el servicio de Federer con un tiro cruzado que acertó y en el tercer set lo rompió otra vez, con otro tiro ganador.

Murray estuvo muy cerca en cinco oportunidades de ganar el tercer set y forzar a Federer a ir a un cuarto set, pero falló en todas las oportunidades.

Federer desperdició dos puntos de partido, pero finalmente un débil revés de Murray que se quedó en la red le dio el triunfo al suizo.

"Me siento en la Luna al ganar otra vez", dijo Federer. "Creo que volví a hacer el mejor tenis de mi vida en las últimas dos semanas", agregó.

"Esto es especial también porque es mi primer Grand Slam como padre. Espero que el año que viene me puedan ver", agregó.

Más noticias de Política y Sociedad