Público
Público

Acuerdo de Gobierno entre cinco partidos prevé una reforma fiscal y migratoria

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El acuerdo alcanzado hoy entre cinco partidos belgas para formar un gobierno definitivo en Bélgica prevé una reforma fiscal para mejorar el poder de compra de los trabajadores y una restricción de la política migratoria, pero aparca temporalmente la reforma del Estado federal.

El acuerdo, cerrado esta madrugada tras una sesión de 23 horas ininterrumpidas de negociaciones, pone fin a nueve meses de incertidumbre tras las elecciones legislativas del 10 de junio pasado.

El pacto abre la vía para que el líder democristiano flamenco, Yves Leterme, asuma el jueves el cargo de primer ministro. El propio Leterme presentará el acuerdo en una conferencia de prensa convocada para las 15.00 GMT.

La coalición cerrada finalmente es de las llamadas "asimétricas", ya que incluye a los partidos democristianos liberales flamencos y francófonos, pero sólo al Partido Socialista francófono, ya que los socialistas flamencos han optado por pasar a la oposición.

Queda fuera el partido nacionalista flamenco N-VA, que acudió a las elecciones junto con el democristiano CD&V del primer ministro entrante, Yves Leterme, pero no quiere entrar en el Ejecutivo debido a que se ha aparcado la reforma institucional para dar más poderes a las regiones, sujeta a una negociación paralela.

El pacto de Gobierno es un documento de unas 40 páginas que incluye especialmente una reforma fiscal que beneficiará especialmente a las rentas medias y bajas, a fin de ayudar a los trabajadores y dinamizar la economía.

"Habrá un aumento salarial neto para todos los que trabajan", ha afirmado el ministro de Finanzas y líder del liberal MR francófono, Didier Reynders, en unas declaraciones que recoge la agencia Belga.

También hay un compromiso para revalorizar pensiones y subsidios familiares, así como para crear un observatorio de control de precios, con el objetivo de asegurar el poder de compra de los ciudadanos tras la oleada de subidas de precios de los últimos meses.

Sin embargo, la mayoría de estas medidas entrará en vigor durante el ejercicio 2009 y tampoco se ha anunciado cómo se financiarán, según indicó la radio pública francófona RTBF.

En cuestiones migratorias, se va a endurecer el reagrupamiento familiar y el acceso a la nacionalidad belga, aunque se intentará acelerar el lento mecanismo que tramita las solicitudes de regularización.

Está previsto que entre hoy y mañana los órganos de dirección de los cinco partidos respalden el acuerdo.

El jueves el primer ministro interino, el liberal Guy Verhofstadt, presentará su dimisión al rey Alberto II.