Público
Público

Afganistán amenaza con golpear a la insurgencia talibán en suelo paquistaní

EFE

Tras semanas de fricción con Islamabad por la amenaza del terrorismo en la conflictiva frontera afganopaquistaní, el presidente afgano, Hamid Karzai, amenazó hoy con atacar a varios líderes talibanes que se esconden en suelo paquistaní.

"Los cogeremos, los venceremos y nos vengaremos de todo lo que han hecho a Afganistán durante tantos años", dijo un vehemente Karzai en rueda de prensa en Kabul.

El presidente afgano se refirió explícitamente al integrista Baitulah Mehsud, que se refugia en la región tribal de Waziristán del Sur y ha sido acusado por el Gobierno paquistaní de estar implicado en el asesinato de la ex primera ministra Benazir Bhutto.

"Mehsud tiene que saber que ahora iremos a por él y que atacaremos su casa", aseveró.

Karzai no se detuvo ahí y advirtió al clérigo Fazlulah, conocido como "maulana FM" y que tiene su base de operaciones en el valle norteño paquistaní de Swat, que Afganistán atacará su casa "y sus bases".

También amenazó con atacar al mulá Omar de Pakistán, que tiene el mismo nombre que el líder de los talibanes en Afganistán.

"Afganistán tiene el derecho a defenderse", abundó el presidente afgano, quien advirtió sobre la amenaza que supone que los insurgentes pasen de un lado al otro de la conflictiva frontera afganopaquistaní.

El pasado 31 de mayo, Karzai ya expresó su preocupación sobre la nueva política antiterrorista paquistaní y advirtió de que expresaría sus quejas si los acuerdos del Gobierno con líderes integristas afectan a la seguridad de Afganistán.

El Ejecutivo paquistaní que salió de los comicios de febrero, encabezado por el Partido Popular (PPP) de la fallecida Benazir Bhutto, dio un giro a la política contra el terrorismo y ya ha suscrito algunos acuerdos de paz, como por ejemplo en el valle de Swat.

En esta región y en el cinturón tribal paquistaní tuvo lugar el año pasado una ola de ataques contra el Ejército del país.

Los ánimos parecieron calmarse entre Islamabad y Kabul el pasado día 6, cuando el ministro paquistaní de Exteriores, Shah Mehmud Qureshi, viajó a Kabul y garantizó al Gobierno afgano que el Ejército reanudaría sus operaciones militares contra los insurgentes en caso necesario.

Sin embargo, las declaraciones de Karzai ponen en evidencia su desacuerdo con Islamabad a la hora de afrontar la guerra contra el terrorismo en la frontera entre ambos países, donde según la inteligencia estadounidense se esconden importantes líderes talibanes y de la red terrorista Al Qaeda.

Pakistán ya ha protestado en varias ocasiones por ataques en su territorio y ha insistido a través de sus portavoces en que nadie que no sea su Ejército puede llevar a cabo operaciones en su suelo.

La última queja paquistaní tuvo lugar el pasado 11 de junio, cuando el Gobierno acusó a las tropas de EEUU desplegadas en Afganistán de haber matado a once de sus soldados en un ataque aéreo en territorio paquistaní.

El mando militar estadounidense respondió que sus fuerzas se vieron atacadas por un grupo de insurgentes y que sólo entonces iniciaron el bombardeo, aunque negó que sus efectivos terrestres hubieran traspasado la frontera.

En su comparecencia ante los medios, Karzai también se refirió hoy a la fuga de casi 900 prisioneros liberados en un asalto talibán el viernes pasado en la localidad sureña de Kandahar, y señaló que fue "un desafortunado incidente".

"Es indicativo de los retos que tenemos y de la debilidad que aún tenemos", aseguró el presidente afgano.

"Es un motivo para nosotros para trabajar mas duro y seguir construyendo las instituciones afganas y la inteligencia para estar más alerta", agregó.

Hoy mismo la comandancia estadounidense aseguró en un comunicado que sus tropas acabaron con la vida de 15 supuestos talibanes en el marco de la operación lanzada para capturar a los prisioneros.

En el sur de Afganistán, fronterizo con las áreas tribales de Pakistán y donde predomina la etnia pashtún, la propia de los talibanes, los combates entre los rebeldes y las fuerzas internacionales y afganas son constantes.

Más noticias de Política y Sociedad