Público
Público

Afganistán celebrará una segunda vuelta el 7 de noviembre

Reuters

El presidente afgano, Hamid Karzai, deberá someterse a una segunda vuelta electoral contra su principal rival el 7 de noviembre, dijeron responsables el martes, para resolver una controvertida primera vuelta que sumió al país en meses de incertidumbre política.

Karzai dio la bienvenida a la decisión de la Comisión Electoral Independiente (IEC, por su sigla en inglés), nombrada por el Gobierno, después de horas de reuniones a puerta cerrada con diplomáticos occidentales y de una creciente presión internacional para que acepte la necesidad de realizar una votación.

La controversia sobre las elecciones ha alimentado la tensión entre Karzai y Occidente, y complicó la decisión que debe tomar el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, sobre si envía miles de soldados adicionales a territorio afgano para luchar contra los rebeldes talibanes.

Obama, el primer ministro británico Gordon Brown y el secretario general de la ONU Ban Ki-moon dieron la bienvenida a la decisión de Karzai de aceptar una segunda vuelta, describiéndola como un importante paso hacia la democracia.

"Ahora es vital que todos los elementos de la sociedad afgana sigan confluyendo para avanzar en la democracia, la paz y la justicia", dijo Obama en un comunicado.

"Esperamos la segunda vuelta de la votación y la finalización del proceso para elegir al presidente de Afganistán", agregó.

Con el senador estadounidense John Kerry a su lado, Karzai dijo a periodistas en una rueda de prensa en Kabul que aceptaba el fallo de la IEC y por lo tanto se enfrentará a su ex ministro de Asuntos Exteriores Abdulá Abdulá en una segunda vuelta electoral.

"Creemos que la decisión del IEC es legítima, legal y constitucional y que fortalece el camino hacia la democracia", dijo Karzai.

Afganistán ha quedado inmerso en una incertidumbre política que, según los analistas, ha fortalecido a los insurgentes talibanes después de ocho años de guerra.

El anuncio de la IEC se dio a conocer después de que la Comisión de Quejas Electorales (ECC, por sus siglas en inglés), respaldada por la ONU, invalidara decenas de miles de votos que le hubiesen permitido a Karzai obtener la reelección en primera vuelta.

Sin embargo, la decisión representa un dolor de cabeza a nivel logístico debido a la proximidad del duro invierno afgano.

AUMENTAN LAS VÍCTIMAS

La incertidumbre también sumó presión a Washington y a los otros aliados de Afganistán, en particular Reino Unido, que han sufrido una creciente cantidad de víctimas mientras la violencia llega a sus peores niveles desde el derrocamiento de los talibanes en 2001.

En una aparente muestra de solidaridad, Karzai también estuvo acompañado por el máximo representante de Naciones Unidas en Kabul, Kai Eide, y los embajadores estadounidense y británico.

Los analistas dicen que Karzai, de la etnia pastún -el mayor grupo étnico del país-, probablemente gane una segunda vuelta, pero que la escala del fraude en la primera votación seguiría ensombreciendo la legitimidad de su mandato.

Poco antes del anuncio de Karzai, un portavoz de la IEC confirmó que ninguno de los dos candidatos había alcanzado el 50 por ciento de los votos.

Según los resultados provisionales, el presidente afgano había recibido el 54,6 por ciento de los sufragios.

Kerry dijo que Karzai mostró un "gran liderazgo" al aceptar la necesidad de una segunda vuelta, que "permitirá a los líderes nacionales gobernar con legitimidad".

El senador dijo que Abdulá también aceptó el veredicto de la comisión y que no ha habido discusiones sobre un Gobierno de unidad nacional, sugerido por algunos analistas como una posible salida de la crisis.

Más noticias de Política y Sociedad