Público
Público

África, víctima de la crisis pese a no intervenir en los mercados

La ONU pronostica un crecimiento del 2% para el continente en 2009, mientras que el FMI habla de un 1,5%

PÚBLICO.ES/EFE

El crecimiento de África se ralentizará en 2009 como consecuencia de la crisis económica mundial y será apenas del 2%, frente al 5,1% del año pasado, han pronosticado expertos de Naciones Unidas.

Por su parte, el Fondo Monetario Internacional (FMI) ha establecido el crecimiento económico del África en un 1,5%. En un panorama mundial desalentador, en la que las previsiones para la Unión Europea es una contracción del 2% y para Estados Unidos del 2,8%, puede parecer que la estimación de crecimiento en África es positiva. Sin embargo, la realidad es que a pesar de crecer, los niveles de partida son tan bajos que no suponen una mejora en el panorama económico africano.

Inicialmente se creyó que África podría esquivar las peores consecuencias de la crisis debido a su escasa integración en los mercados financieros, pero la realidad ha mostrado lo contrario.

La caída del crecimiento y en ciertos casos la recesión que sufren los países desarrollados ha provocado una reducción de la demanda y de los precios de las materias primas que África exporta, según un informe de la Comisión Económica de la ONU para África y la Unión Africana presentado en Ginebra.

En conjunto, la caída de las exportaciones, el declive de los flujos de capitales, de las inversiones extranjeras, de la ayuda al desarrollo y, sobre todo, de las remesas de los emigrantes acentuarán las dificultades económicas del continente.

La representante de la Comisión Económica para África, Halima Noor, ha reconocido que hablar de las dificultades de esta región es "como escuchar la misma canción una y otra vez" y que lo que se necesita "no son más estudios", sino implementar los compromisos asumidos por los líderes africanos.

Ha recordado que éstos se comprometieron a destinar el 10% de su Producto Interior Bruto (PIB) a la agricultura, lo que hubiese impulsado el crecimiento de sus economías hasta el 6%, pero "el problema ha sido, una vez más, que las promesas no se han trasladado en la realidad".

La experta sostuvo que la actual crisis internacional ha puesto en evidencia nuevamente el grave descuido de la agricultura y la urgente necesidad de concentrar esfuerzos para sacar a este sector de la inercia en la que se encuentra.

Noor ha recordado que la agricultura representa entre el 25 y 35% del PIB africano, es fuente del 60% de empleos y es la principal fuente de recursos en la zonas rurales, además de tener un importante efecto multiplicador positivo.

Sin embargo, las posibilidades a corto plazo de observar una recuperación del crecimiento en África son "escasas", según reconoce el informe.

En el futuro próximo, cualquier mejoría en África dependerá sobre todo de las medidas para relanzar la demanda en los países desarrollados, que así podrían volver a comprar las materias primas que exporta el continente africano. Ello en vista de que los gobiernos africanos no pueden financiar medidas nacionales de estímulo económico.

Por esa razón, Noor ha insistido en la necesidad de que África "cuente con un enfoque de largo plazo para el desarrollo y la transformación de su agricultura, en base a una diversificación de la economía".

Asimismo, sostiene que aunque los precios de los alimentos básicos mantengan su tendencia a la baja -tras su fuerte subida y la crisis alimentaria que esto generó el año pasado- "es probable que éstos se mantengan altos a medio plazo".

Además del factor precio, la inseguridad alimentaria está agravada en África por las sequías, los conflictos y la ausencia de infraestructuras básicas, como las viales.

Más noticias de Política y Sociedad