Público
Público

El agua con arsénico eleva el riesgo de tuberculosis: estudio

Reuters

Por Alison McCook

Nuevas pruebas de una regiónde Chile con antecedentes de contaminación del agua corrientecon arsénico sugieren que esa sustancia tendría un efectoinesperado: la tuberculosis (TB).

Una década después de la contaminación, las tasas deinfecciones pulmonares crecieron el doble que en una regiónvecina con agua sin arsénico. Con la construcción de una plantapara eliminar el arsénico, comenzaron a disminuir los casos deenfermedad.

"El agua contaminada con arsénico parece limpia, no tieneolor ni sabor especiales", dijo el doctor Allan Smith, de laUniversity of California en Berkeley. "Por lo tanto, es difcilpensar que tendría efectos terribles", añadió.

Pero el científico explicó que la sustancia suprime elsistema inmune y está asociada con el cáncer de pulmón. Sedesconoce si el arsénico agrava la TB preexistente o aumenta lavulnerabilidad a la infección. "Estamos diseñando estudios paradescifrarlo", agregó Smith.

El arsénico es un elemento naturalmente presente en lasrocas, el suelo, el agua y el aire, pero la actividadindustrial también lo libera al ambiente.

La Agencia de Protección Ambiental de Estados Unidos (EPApor su sigla en inglés) estableció un nivel máximo permitido dearsénico en el agua corriente de 10 partes/mil millones (o 10microgramos/litro) y está analizando reducirlo.

Según los Centros para el Control y la Prevencin deEnfermedades, el 80 por ciento del suministro de agua corrientede Estados Unidos contiene niveles de arsénico por debajo delas 2 partes/mil millones, pero un 2 por ciento supera las 20partes/mil millones.

El nuevo estudio, publicado en American Journal ofEpidemiology, se concentró en una región del norte de Chile queen 1958 comenzó a extraer agua de dos ríos contaminados conarsénico, lo que elevó las concentraciones de 90 a 870microgramos/litro.

En 1971, una planta para eliminar el arsénico redujo esosniveles, que ahora no superan los 10 microgramos/litro.

Al comparar la salud de los residentes de esa región conlos de otra zona de Chile con baja exposición al arsénico, elequipo halló que, entre 1968 y 1995, en la región contaminadahabían muerto por TB 359 hombres y 95 mujeres más que lohabitual. La población total de la zona era de 300.000 personasen ese momento.

No sorprende la diferencia entre hombres y mujeres porqueellos son más vulnerables al arsénico que las mujeres, quizáspor la forma en que el organismo lo procesa.

Smith destacó que estos resultados sugieren que lasautoridades deberían tomar medidas adicionales para proteger alos habitantes con TB.

"El arsénico en el agua aumenta más el riesgo de enfermedady muerte que cualquier otro elemento ambiental conocido. Nadiedebería beber agua contaminada con arsénico", señaló elinvestigador.

FUENTE: American Journal of Epidemiology, online 29 dediciembre del 2010

Más noticias de Política y Sociedad