Público
Público

Aguirre asiste a la despedida de Álvarez tras acusarla de ser un castigo

La 'lideresa' del PP argumentó ayer que la ya ex ministra "ha invertido cero euros en obra pública nueva en la Comunidad de Madrid"

EUROPA PRESS

La presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, ha asistido a la toma de posesión del nuevo ministro de Fomento, José Blanco, y a la despedida de su antecesora en el cargo, Magdalena Alvarez, con la que ha mantenido una serie de desencuentros en el tiempo en el que ha estado al frente de la cartera.

Precisamente ayer, la jefa del Ejecutivo madrileño afirmó que Alvarez había sido "un castigo constante para los madrileños" porque había sometido a la Comunidad de Madrid a "la asfixia".

"Desde que esta señora es ministra, el Gobierno (central) ha invertido cero euros en obra pública nueva en la Comunidad de Madrid", indicó.

La relación entre Aguirre y Alvarez empeoró en los días en los que se inauguró la estación de metro de la terminal 4 de Barajas.

En aquel entonces, la ya ex ministra acusó a la dirigente regional de "apropiación indebida" tras inaugurar la citada parada que 18 horas antes había sido inaugurada por Alvarez.

En este acto, la ex ministra afirmó: "En el único sitio que Aguirre podía inaugurar algo era tumbándose en la vía o colgándose de la catenaria, porque es lo único que había hecho y nada más".

Asimismo, relató que, cuando fue a ver "lo que ella había preparado para sus loas, Aguirre había puesto candados en la estación de Aena", remachó.

Con posterioridad, Alvarez reconoció que su visita a la T-4 un día antes de ser inaugurada por la presidenta regional había sido "intencionada".

"Fui porque la diseñó, la elaboró, la construyó y la pagó Aena, que es un ente dependiente del Ministerio de Fomento y se terminó de pagar en 2006. Y fui intencionadamente con el propósito de dejar bien claro que en su delirium inaugurativo la presidenta de la Comunidad iba a poner una placa y a inaugurar una obra que es del Ministerio de Fomento", sentenció.

La ya ex ministra de Fomento Magdalena Álvarez aseguró hoy que deja su cargo sin ninguna espina clavada, sino, todo lo contrario, "satisfecha y feliz" por el trabajo realizado al frente del departamento.

Entre las tareas que más satisfacción le han dado, Álvarez destacó la llegada del tren de alta velocidad a Tarragona, Lleida, Barcelona, Valladolid, Segovia, Toledo y, "como no, a mi tierra, Málaga".

Tras el acto de toma de posesión de su sucesor, José Blanco, la ex titular de Fomento dijo que se sentía feliz, ya que cree que su equipo ha hecho un magnífico trabajo en los cinco años de su mandato. "Se me nota incluso en la cara", bromeó.

Para Álvarez, "ha sido una etapa preciosa" en la que ha tenido, junto a su equipo, que calificó de "impresionante", la oportunidad de transformar el sistema del transporte en España y preparar el terreno para que siga transformándose en el futuro.

En este sentido, se refirió a la "magnífica hoja de ruta" que es el Plan Estratégico de Infraestructuras y Transporte (PEIT) 2005-2020, dotado con 250.000 millones de euros, del que se ha ejecutado ya un tercio.

Más noticias de Política y Sociedad