Público
Público

El ajuste extra de 5.000 millones recaerá sobre el Gobierno central

Cristóbal Montoro dice que ese sobrecoste se asumirá con "renuncias de proyectos de gastos e instrumentos fiscales equilibrados". Reprocha al PSOE que vote en contra

PUBLICO.ES / EFE

La Administración General del Estado asumirá casi en su totalidad el ajuste extra de 5.000 millones de euros que Bruselas ha impuesto al Gobierno español al obligarle a reducir el déficit hasta el 5,3%. El ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, precisó en el Congreso de los Diputados que la asunción de ese recorte adicional se hará a través de "renuncias de proyectos de gastos e instrumentos fiscales equilibrados, de manera que no afecten sobre todo a los más débiles". La cámara aprobó el límite de gasto con el voto favorable de PP y UPN

El ministro hizo estas precisiones en el pleno del Congreso de los Diputados, durante el debate sobre el nuevo objetivo de déficit  —que ha pasado del 5,3 al 5,8 % tras la reunión del Eurogrupo— y el techo de gasto para los Presupuestos Generales del Estado, que fue aprobado con 179 votos a favor, 133 en contra y 27 abstenciones. Para ello, el Gobierno contó con el voto favorable sólo del PP y UPN, mientras que votaron en contra PSOE, Izquierda Plural y la mayoría del Grupo Mixto, y se abstuvieron CiU, UPyD y PNV.

Montoro descartó subidas de impuestos "inequitativas e injustas"  y aseguró que el hecho de que la administración central vaya a asumir la mayor parte de los 5.000 millones adicionales de déficit "no significa flexibilizar" los objetivos de las autonomías.

Sin embargo, más tarde tras el debate, Montoro, ha evocado ante los periodistas la famosa frase atribuida al político e inventor estadounidense Benjamin Franklin -"nada hay más seguro en la vida que la muerte y los impuestos"- cuando los periodistas le han preguntado si el Gobierno planea una subida impositiva. 

Los comentarios del ministro han generado varias preguntas sobre la misma cuestión de los cronistas parlamentarios, que han visto cómo Montoro no podía contener la risa cuando le han interrogado sobre el concepto de "impuestos equitativos" utilizado por él durante el debate.

"Los compromisos [de reducción del déficit] los traduciremos tanto en el ámbito de gastos como en el de ingresos, excluyendo la subida de impuestos de carácter indirecto", ha proseguido, para reseñar que el Gobierno se opone a una elevación de tributos "que prolonguen la crisis, que agudicen la crisis y además que lleven a mayor inequidad". Tras estas declaraciones un informador ha preguntado a Montoro cuáles son los impuestos equitativos.

Como ha aparecido una sonrisa en su semblante, acompañada de risas de los periodistas, uno de ellos le ha espetado: "¿Le entra la risa, ministro?". Montoro ha aclarado entonces que pretendía reseñar la famosa frase atribuida a Franklin, que según él dijo "nada hay tan seguro en la vida como la muerte y los impuestos", una definición a partir de la cual, ha apuntado, "hemos ido evolucionando".

Y ha recordado que la Constitución describe los impuestos como "la aportación obligatoria que hacemos en función de nuestra capacidad de pago" y ha concluido: "esto es ser equitativo en materia retributiva". Seguidamente ha dicho que el Estado se financia fundamentalmente a través de impuestos, que por ello son "inevitables", y a renglón seguido ha apuntado que "obviamente tenemos que hacer cambios fiscales buscando esa equidad que es fundamental para el carácter distributivo de la función del Estado".

Durante el debate parlamentario, lo más llamativo del discurso de Montoro fue su alusión casi permante a la herencia recibida. De hecho, tras el turno de intervención del diputado del PSOE, el ministro hizo algo no muy habitual: en lugar de esperar a que hablaran los representantes del resto de fuerzas políticas y luego replicar, Montoro decidió salir a replicar inmediatamente al representante socialista, que ya había avanzado el 'no' de los suyos al techo de gasto.

Y salió en tromba: repitía como un mantra que los socialistas eran los culpables de la desviación del déficit. Acusó al PSOE de querer meter "miedo a la sociedad española" y reclamó  una "actitud positiva" a la oposición. Criticó que "los mismos responsables que han estado" en el Gobierno hasta diciembre y son los culpables de la desviación del déficit "advierten sobre las consecuencias del ajuste".

"Advierten para qué, ¿para dar miedo a la sociedad española?", se preguntó el responsable de Hacienda, quien agregó que "ya está bien de ese lenguaje". "Lo que da miedo son los cinco millones de parados, ese déficit del 8,5%; da miedo que pymes y autónomos no tengan crédito bancario y que no se cobre de las Administraciones Públicas", subrayó.

Por ello, Montoro apuntó que "a eso es a lo que hay que responder con confianza, fiabilidad y compromiso", pues sólo así, "muy pronto, veremos un horizonte muy esperanzador".

En contra del límite votaron  PSOE, Izquierda Plural y la mayoría del Grupo Mixto

El ministro de Hacienda y Administraciones Públicas, Cristóbal Montoro, afirmó en el debate que el Gobierno tiene la "convicción de que tenemos que intensificar el proceso de consolidación presupuestaria", y subrayó que el ajuste extra que tendrá que hacer España del 0,5% del PIB recaerá la "mayor" parte sobre el presupuesto del Estado y no sobre las comunidades autónomas.

Montoro insistió en que el Gobierno está forzado a limitar el gasto público, donde realizará ajustes, y a utilizar "instrumentos fiscales equilibrados".

Además, el ministro descartó subidas de impuestos "inequitativas e injustas" y explicó que "renunciaremos a proyectos de gasto", pero esto se realizará de "forma ponderada, equilibrada y justa", porque "no vamos a hacer recaer la carga del ajuste sobre los más débiles".

Más noticias de Política y Sociedad