Público
Público

Alan Bennett logra un éxito de crítica con su obra sobre Auden y Britten

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

A sus 75 años, Alan Bennett ha conseguido un gran éxito con su nueva obra teatral, "The Habit of Art", estrenada en el National Theatre de Londres y que tiene como protagonistas al compositor Benjamin Britten y al poeta WH Auden.

Pocos pensaban que Bennett pudiese superar su anterior "The History Boys", de 2004, pero el dramaturgo británico ha creado una obra divertida, a veces obscenamente hilarante, según comenta hoy en tono elogioso y de modo unánime la crítica de este país.

"The Habit of Art" es una obra sobre el teatro, la poesía, la música y el horror de hacerse viejo, pero, como señala hoy el "Daily Telegraph", cuando más viejo se hace Bennett, "más valiente y ambicioso" resulta como creador.

Su tema es una reunión, después de muchos años, de dos grandes creadores homosexuales, de temperamentos muy distintos y que, tras una temprana amistad, siguieron caminos separados.

Bennett le ha dado una estructura de teatro dentro del teatro: la reunión la escenifica un grupo de actores abandonados durante un día por su director y que deciden montar esa obra.

Corre el año 1972 y Auden, convertido en un viejo mandón ha regresado a Oxford desde su voluntario exilio neoyorquino un año antes de su muerte.

En el primer acto, Auden recibe la visita de un joven periodista llamado Humphrey Carpenter, un personaje real que sería luego el biógrafo del poeta, pero al que el poeta confunde con un joven prostituto a quien espera para que le haga una felación antes de subir a cenar.

En el segundo acto, el público asiste a la imaginaria reunión entre el poeta, un abierto homosexual y un músico que siempre tuvo problemas con sus propias inclinaciones aunque luego terminase en una larga y fiel convivencia de ese tipo con el tenor Peter Pears.

Britten busca a su antiguo amigo y colaborador ante la ansiedad que le produce su nueva composición, "La Muerte en Venecia", inspirada en el relato homónimo de Thomas Mann en torno a la relación homoerótica no consumada entre un escritor ya viejo y un adolescente que se aloja con su familia en el mismo hotel.

El temor que manifiesta Britten de que su nueva obra musical constituya un acto de lo que en términos psicológicos se calificaría de autorrevelación choca con las ganas desesperadas de Auden de que el músico le deje colaborar con el libreto.

La crítica británica es unánime en los elogios tanto a la dirección de Nicholas Hytner como al trabajo de los dos principales intérpretes: Richard Gryffiths, como Auden, con quien no tiene, sin embargo, ningún parecido físico,y Alex Jennings, como Britten.

El diario "The Guardian" dedica hoy al dramaturgo incluso un editorial que alaba el "estilo tardío" de creadores como Beethoven, el propio Benjamin Britten en su última ópera, "La Muerte en Venecia", o en este caso, el dramaturgo Alan Bennett.

Más noticias en Política y Sociedad