Público
Público

Alegría controlada en los Heat y preocupación en los Thunder

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La victoria conseguida en el cuarto partido de las Finales de la NBA ante los Thunder de Oklahoma City por 104-98 dejó a los Heat de Miami con una alegría controlada al saber que están más cerca del título de campeones de liga.

Un triunfo más que pueden conseguir el jueves cuando disputen el quinto partido de la serie al mejor de siete que ganan por 3-1 les daría a los Heat de los "Big Three", formados por el alero LeBron James, el escolta Dwyane Wade y ala-pívot Chris Bosh, su primer título desde que hace dos años se unieron en el mismo proyecto.

"Todavía no hemos conseguido nada, nos falta lo más difícil que es el último triunfo", declaró el entrenador de los Heat, Erik Spoelstra. "Hemos hecho una gran labor de equipo y superado a un rival que además tuvo en Russell Westbrook a un jugador excepcional".

El entrenador de los Heat se refería a los 43 puntos que Westbrook anotó, incluidos 25 en la segunda parte.

Spoelstra reconoció que los Heat tuvieron de nuevo la capacidad de reacción cuando estuvieron abajo 17 puntos (16-33) al concluir el primer cuarto y en el último periodo cuando los Thunder se pusieron arriba (92-94) y el equipo anotó siete tantos consecutivos, incluido triple de James, robo y canasta de Wade.

"Además tuvimos a Mario Chalmers que nos dio cinco puntos de oro en los últimos 44 segundos", comentó Spoelstra. "Todo el equipo hizo un gran baloncesto y conseguimos el objetivo de ganar".

Sin embargo, Spoelstra reconoció que ahora llegaba lo más difícil lograr el cuarto y definitivo triunfo, algo que esperan hacer el jueves, pero que no hay nada garantizado.

"Esta noche como en los partidos anteriores, los Thunder tuvieron las mismas posibilidades de conseguir la victoria que nosotros, la diferencia se dio en que acertamos con los puntos decisivos, y eso puede cambiar en el próximo", advirtió Spoelstra. "Regresar a Oklahoma City no debe entrar en nuestros planes".

Por su parte, los jugadores de los Heat, encabezados por Wade y Bosh dijeron que habían dado un gran paso al conseguir ponerse con la ventaja de 3-1, pero la celebración de campeones sólo llegará cuando logren la cuarta victoria.

"El equipo está pleno de moral y de confianza, pero no hemos ganado nada, nos queda lo más difícil y debemos estar más concentrados y mentalizados que nunca de que aun nos queda el mayor esfuerzo que hacer en el campo", declaró Wade, que se olvido de los problemas sobre la custodia de sus hijos y aportó 25 puntos.

Bosh volvió a realizar una gran labor bajo los aros al conseguir 13 puntos y nueve rebotes, que también ayudaron a los Heat a ganar de nuevo las acciones dentro de la pintura.

"Todo el equipo hizo una excelente labor, tuvimos confianza en nuestro juego, supimos reaccionar y al final también encestamos los puntos decisivos", comentó Bosh. "El equipo cada día se encuentra más seguro de todo lo que hacemos en el campo y por eso pudimos reaccionar y superar la desventaja de 17 tantos del primer cuarto".

El base Mario Chalmers surgió como el factor sorpresa al conseguir 25 puntos, incluidos 19 en la segunda parte y cinco de ellos en los últimos 44 segundos que aseguraron el marcador para los Heat.

"Los compañeros confiaron en mi y con James sin poder hacer penetraciones me tocó el turno de hacer el trabajo", declaro Chalmers. "Ahora debemos mantener más que nunca la confianza y para nada perder la concentración en todo lo que tenemos que hacer de cara al quinto partido".

Mientras, los Thunder con su entrenador, Scott Brooks, al frente, mostraron su preocupación por estar abajo 3-1 en la serie y al borde de la eliminación, pero para nada se sienten ya derrotados.

"Puedo garantizar que nos mantendremos luchando hasta el final y tenemos confianza que podemos volver a nuestro campo", comentó Brooks. "Lo que siento es no haber podido compensar con el triunfo el gran partido y actuación que tuvo Westbrook".

Brooks alabó la sensacional actuación del base de los Thunder -centro de las críticas en los últimos días por sus fallos en los tiros a canasta- de quien dijo que rompió por completo a la defensa de los Heat y se cargó al equipo sobre sus hombros.

"Nos dio todas las opciones para que pudiésemos ganar el partido, pero al final no conseguimos los puntos que necesitamos", admitió Brooks, que dijo que para nada piensa en las estadísticas que no le son favorable a su equipo en cuanto al estar abajo 3-1 en la serie.

Ningún equipo que ha tenido una desventaja de 1-3 en las Finales ha podido remontar y ni tan siquiera forzar el séptimo partido.

"Siempre hay una primera vez en todo", comentó Brooks. "Cuando sales al campo y luchas de principio a fin todo puede suceder y tendremos que jugar el jueves para comprobar de lo que somos capaces de hacer".