Público
Público

Alemania, Francia, Italia y España aprueban un plan de crecimiento

Las cuatro grandes economías de la UE acuerdan destinar 130.000 millones de euros, el 1% del PIB de los Veintisiete, a dinamizar la economía. Merkel, Hollande, Monti y Rajoy apuestan por "la irreversibilidad del euro"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La llamada cumbre del crecimiento que reunió en Roma a los cuatro jefes de Gobierno de Alemania, Francia, Italia y España, hizo honor a su nombre: Merkel, Hollande, Monti y Rajoy acordaron lanzar un plan para fomentar el crecimiento en Europa por valor de 130.000 millones de euros, lo que equivale al 1% del PIB de la UE.

Después de meses pronunciando la palabra 'austeridad', los líderes se atreven ahora con el crecimiento. Los cuatro grandes presentarán su propuesta en el próximo Consejo Europeo, que se celebrará en Bruselas los próximos 28 y 29 de junio. 'En el próximo Consejo Europeo propondremos medidas para relanzar la economía, con inversiones, una apuesta por el fomento del empleo y el incremento de la competencia en Europa, así como hacer más en el mercado único europeo', dijo Monti.

De esta forma se da satisfacción al recién nombrado presidente francés, François, que desde la campaña electoral francesa venía reclamando políticas de estímulo para combatir la dureza de la crisis. Sin embargo, 130.000 millones no parece una cantidad suficiente como para que el crecimiento se asiente en la UE.

El primer ministro italiano, anfitrión de esta cumbre preparatoria para el Consejo Europeo de los próximos días 28 y 29 de junio, indicó que sus Gobiernos trabajan ya para que se defina además la calidad y la cantidad del gasto público, 'reconociendo el valor de determinadas inversiones'.

Monti se refirió además a la necesidad del equilibrio entre el rigor fiscal y la apuesta por el crecimiento económico, con reformas estructurales a nivel nacional que mejoren la competitividad, dentro de una nueva agenda a nivel europeo. 'Esto significa dar un paso adelante. Significa reconocer que el crecimiento no puede tener una base sólida si no es con la disciplina presupuestaria y esta corre el riesgo de no ser sostenible a largo plazo si no hay condiciones satisfactorias a nivel de crecimiento y de empleo', añadió el italiano. 

Hollande: 'Pretendemos dar una señal de coherencia y solidaridad'

Pero esta apuesta decidida por el crecimiento no implica el fin de los recortes. Mariano Rajoy lo dejó claro en la rueda de prensa posterior al encuentro: 'Hay un acuerdo para controlar el déficit'. Es decir, más recortes.

Hubo más acuerdos entre los cuatro gobernantes, según explicó el presidente español: 'Hacer reformas estructurales en el ámbito nacional, hacer reformas estructurales en la UE, poner en marcha los mecanismos la estabilidad financiera y, finalmente, hacer más Europa'.

Rajoy valoró especialmente que de la reunión de Roma 'salga una apuesta clara por la irreversibilidad del euro'.

El presidente francés, François Hollande, el verdadero impulsor del plan de creciemiento, instó a utilizar los mecanismos existentes en la Unión Europea para dar confianza a los mercados y luchar contra la especulación. El presidente francés calificó de un 'buen objetivo' el fijado en Roma entre las cuatro mayores potencias europeas, con el que se pretende 'dar una señal de coherencia y solidaridad'.

En este sentido, la canciller alemana expresó su total acuerdo junto con España, Italia y Francia de aprobar una tasa a las transacciones financieras en Europa  y abogó por los resolver los problemas que tiene actualmente la moneda única con una mayor y más estrecha cooperación a nivel político.

'Estamos haciendo todo por luchar por este euro y hacerlo capaz de afrontar los próximos diez años. Algunos países han logrado muchas reformas. Hemos logrado instrumentos de solidez y de solidaridad', dijo Merkel.

'El tema del crecimiento y del empleo tiene que abordarse más enérgicamente, después de que nos hemos ocupado del pacto fiscal. Para el próximo Consejo Europeo es necesario dar señales claras. Un 1% del PIB invertido para el crecimiento y para las señales correctas es lo que Europa necesita', agregó.