Público
Público

Alemania se lamenta de que su recuperación se "entorpece" por la crisis de los países del sur

El Bundesbank revisa a la baja las previsiones de crecimiento del PIB germano, hasta el 0,3% en 2013

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Alemania crecerá este año menos de lo que había previsto, por la debilidad de la economía mundial y, especialmente, por la crisis de los países de la periferia de la Eurozona, donde se encuentran sus principales socios comerciales. El todopoderoso banco central germano, el Bundesbank, ha recortado sus previsiones económicas para la locomotora europea, y ha apuntado que el camino de la recuperación rápida se entorpece por los problemas estructurales de países compradores importantes.

'Gran parte dependerá de si la situación económica se estabiliza en los países en crisis de la zona euro', ha señalado el presidente del Bundesbank, Jens Weidmann, quien también advirtió del riesgo de un debilitamiento de la consolidación fiscal. 'Un debilitamiento de la consolidación y las reformas podría acabar nuevamente con la confianza, lo que afectaría negativamente a los mercados', ha añadido.

El banco central alemán ha rebajado su previsión de crecimiento económico para 2013 hasta el 0,3%, frente al 0,4% pronosticado en diciembre, en línea con las del Fondo Monetario Internacional (FMI);  igualmente, la previsión de PIB para 2014 se sitúa en el 1,5%, cuatro décimas menos de lo pronosticado en diciembre. El cambio se produce al día siguiente de que el Banco Central Europeo mantuviera su visión de una recuperación gradual de la zona euro este año y aumentara su previsión de crecimiento para el próximo año.

No obstante, el banco central alemán confía en que Alemania será capaz de continuar creando empleo, lo que permitirá cerrar 2013 con una tasa de paro del 6,8% y del 6,7% un año después.

El Bundesbank señala en su informe que a comienzos de año el largo temporal de invierno en Alemania frenó algunos sectores como la construcción y el transporte; ahora confía en que la actividad se reanime en la segunda mitad del año, si menora la economía global.

Alemania, que es un país muy exportador, depende enormemente de la evolución de la economía mundial, que ha ganado algo de dinámica. Sin embargo, el crecimiento de la zona del euro se frena en estos momentos por el elevado endeudamiento público y los esfuerzos de ahorro que se derivan. El Bundesbank prevé que la creciente demanda de países de fuera de la zona del euro impulse las exportaciones alemanas, mientras que descarta impulsos dignos de mención de la zona del euro antes de 2014.

Pese a todo, las exportaciones alemanas siguen creciendo. En abril, las ventas al exterior germanas sumaron un total de 94.500 millones de euros, lo que representa un incremento interanual tras ajustar el calendario del 1,9%, mientras que las importaciones alcanzaron los 76.400 millones de euros, un 2,3% más, informó la Oficina Federal de Estadística (Destatis). De este modo, el saldo positivo de la balanza comercial de Alemania ascendió en abril a 18.100 millones de euros, un 2,25% por encima del dato de abril de 2012. Las exportaciones a los países de la Eurozona auimentaron un 4,3% interanual, y las importaciones,  un 4,7%.

Más noticias en Política y Sociedad