Público
Público

Alertan sobre un fármaco antitabaco por casos de depresión e intento de suicidio

EFE

La Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (Aemps) ha alertado sobre el uso de un medicamento que se comercializa en España para dejar de fumar, después de que se hayan detectado casos de trastornos depresivos e incluso intentos de suicidio.

La Agencia reconoce que "es difícil conocer si esta sintomatología puede deberse al medicamento, a la situación de fumar o a ambos factores", pero recomienda que "se suspenda el tratamiento inmediatamente" si aparecen casos de "ideación o comportamiento suicida" en personas que utilizan el medicamento.

Se trata de Champix (vareniclina), de la compañía farmacéutica Pfizer, que debe utilizarse "exclusivamente bajo prescripción médica", según señala la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (Aemps) a los profesionales del sector.

Este organismo, tras revisar las advertencias que publicó la Agencia Europea de Medicamentos (EMEA) en las que se detectaba el uso de este fármaco en pacientes que podían presentar ideación suicida, ha hecho varias recomendaciones sobre su uso.

La Aemps asegura que se debe tener especial precaución en personas con alteraciones psiquiátricas, ya que existe la posibilidad de que "cualquier paciente desarrolle síntomas depresivos", algo de lo que debe informarse a quienes sigan el tratamiento.

"En el caso de que en un paciente en tratamiento con Champix aparezcan ideación o comportamiento suicida, éste debe suspenderse inmediatamente", agrega.

La Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios no se pronuncia sobre la relación directa entre el uso del fármaco y la aparición de síntomas que incluyen el suicidio "dado -señala- que el hecho de dejar de fumar se puede asociar con síntomas depresivos" y estos pueden incluir el suicidio.

La Agencia advierte también de que la información sobre las observaciones que se hagan sobre síntomas depresivos en el uso de Champix debe incorporarse a la ficha técnica y al prospecto del producto, comercializado en España desde enero de 2007.

Sin embargo, la Asociación Nacional de Consumidores y Usuarios del Servicio de Salud (Asusalud) ha denunciado hoy ante las autoridades sanitarias la campaña promovida contra el tabaquismo por la multinacional Pfizer.

Esta plataforma considera que la compañía promociona ante "el gran público" un medicamento de prescripción cuyos efectos negativos le han hecho de "especial control" por las autoridades sanitarias.

Asusalud asevera que la campaña, al promocionar un fármaco ante todos los ciudadanos, "no se ajusta a la normativa sobre publicidad farmacéutica" al tiempo que no hace "referencia alguna" a sus posibles efectos negativos.

Más noticias de Política y Sociedad