Público
Público

Almacenar células madre podría salvar empleados nucleares Japón

Reuters

Por Julie Steenhuysen

Los funcionarios de salud deberíanrecolectar sangre de los trabajadores de la planta de energíanuclear dañada en Fukushima durante el sismo y tsunami en Japónpara el caso de que queden accidentalmente expuestos a altosniveles de radiación y requieran un trasplante de célulasmadre, señalaron investigadores.

Los expertos sugirieron que reunir sangre de los empleadosles brindaría una fuente rápida de sus propias células madreque podría ayudarlos a reconstruir su médula espinal en caso dequedar expuestos a niveles elevados de radiación.

"El peligro de exposición accidental a radiación no pasó,dado que ha habido una serie de réplicas incluso en abril",indicaron el doctor Shuichi Taniguchi, del Hospital Toranomonen Tokio, y el doctor Tetsuya Tanimoto, de la FundaciónJaponesa de Investigación del Cáncer, en la revista médica TheLancet.

Una serie de réplicas azotaron el este japonés esta semana,demorando el esfuerzo de recuperación en la planta de Fukushimadebido a que hubo que efectuar evacuaciones temporales de lostrabajadores y cortes de luz.

Tokyo Electric Power Co dijo esta semana que la situaciónen la planta nuclear que se vio afectada por el tsunami de 15metros que azotó la zona el 11 de marzo se había estabilizado.

La crisis actualmente está calificada igual que el mayordesastre nuclear del mundo, acaecido en 1986 en Chernóbil,aunque la radiación total emitida durante esa tragedia fuemucho mayor.

Los investigadores señalaron que equipos de trasplanteestán listos en Japón y Europa para recolectar y almacenar lascélulas de los trabajadores nucleares, pero hasta el momento laComisión de Seguridad Nuclear de Japón se ha resistido porqueconsidera que causaría una "carga física y psicológica para lostrabajadores nucleares", escribió el equipo.

Recolectar células de los trabajadores tiene variasventajas sobre el uso de células donadas, las cuales requierenque se encuentre un donante compatible y conllevan el riesgo derechazo.

Los trasplantes de células madre a partir de células delpropio paciente permitirían a los trabajadores evitar consumirfármacos inmunosupresores, lo que los ayudaría a resistir mejora las infecciones. Las células podrían restaurar rápidamente lafunción normal del cuerpo de producción de células sanguíneas.

Además, las células de los trabajadores podrían seralmacenadas para el caso de que desarrollen demencia, lo quepodría suceder años más adelante.

Pero la solución no es perfecta, admite el equipo. Laexposición elevada a la radiación también atacaría a lascélulas intestinales, cutáneas o pulmonares, problemas que nopuede resolver un trasplante de células madre.

Con todo, dado que los esfuerzos de contención y limpiezaen la planta dañada se espera que duren meses o incluso años,Tanimoto y Taniguchi consideran que es crucial tomar medidaspara proteger a los trabajadores del daño a futuro.

"La misión más importante es salvar las vidas de lostrabajadores nucleares y proteger a las comunidades locales",escribió el equipo.

Más noticias de Política y Sociedad