Estás leyendo: Las alternativas al copago

Público
Público

Las alternativas al copago

La Federación de Asociaciones para la Defensa de la Sanidad Pública propone revisar la vacuna de la gripe y dejar de vender fármacos innecesarios

MARÍA GONZÁLEZ

El copago sanitario ya se ha generalizado en las farmacias y todas las comunidades autónomas, con excepción del País Vasco, donde no se aplicará, y Catalunya, que disfruta de un periodo transitorio hasta agosto.

Los pacientes comenzarán a pagar un porcentaje mayor al habitual por las recetas de la sanidad pública, una medida que resulta injusta para la Federación de Asociaciones para la Defensa de la Sanidad Pública (FADSP) pues creen que 'los pacientes son sufridores, no causantes del problema y el copago es especialmente injusto en esta situación de crisis económica'.

Por ello, desde la FADSP proponen una serie de medidas alternativas que ayuden a disminuir la deuda sanitaria y que no afecten a los pacientes. La primera que señalan es una disminución de la prescripción inadecuada, que ha conllevado a que España sea uno de los países con mayor tasa de automedicación con antibióticos y resistencias.

Además, piden la revisión de la vacuna contra la gripe, ya que varios estudios señalan su ineficacia e indican que no detiene su transmisión vírica, las hospitalizaciones, las neumonías, así como no reduce las ausencias al trabajo/escuela y añaden que puede tener efectos adversos.

Finalmente, creen que es necesario dejar de dispensar fármacos que se consideren innecesarios, 'en lugar de desfinanciarse'.

En el informe que ha publicado la FADSP hacen un llamamiento a los políticos y piden ampliar la capacidad de gestión de la prescripción para controlar el gasto farmacéutico y creen que existe 'muy poca voluntad política'.

El Gobierno quiere que, con esta medida, se intente pagar la deuda sanitaria de las comunidades autónomas, que según la FADSP es de 18.560 millones de euros. Esta cifra proviene de la deuda reconocida de 13.530 millones de euros, más 4.100 millones de deuda 'no visible', que corresponden a conciertos con hospitales privados o servicios externalizados, y finalmente otras 930 millones de euros de intereses por la deuda ya vencida.

El crecimiento del gasto farmacéutico es el motivo principal de la deuda sanitaria, según la FADSP, y la Sociedad Española de Salud Pública y Administración Sanitaria (SEPAS) añade que España es el segundo consumidos de fármacos del mundo, tras Estados Unidos.

Según el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, el número de recetas ha ido incrementando anualmente, lo que ha conllevado que el gasto farmacéutico se disparase. En 2005, se dispensaron 756 millones, que aumentaron a 934 millones en 2009, seguidas por 958 millones. Los últimos datos son de 2011 y cifran las recetas en 973 millones.

Las previsiones del Ejecutivo de Mariano Rajoy son pasar de recaudar un 6% del gasto farmacéutico a doblar este porcentaje para poder disminuir la deuda actual. Sin embargo la FASPD señala que estos momentos son 'muy duros para la gran mayoría de la población', por lo que consideran que estas medidas resultan injustas para los pacientes y que por ello esta no es la mejor solución.

Más noticias